viernes, julio 22, 2011

Ese Gran Final... Final Fantasy XIII



Este análisis está hecho a partir de la versión UNDUB del juego, que es oficial, y es la que salió en China, con voces en japonés, y textos en chino o inglés.

El comienzo del final de este juego es bastante evidente, comienza tras temrinarte la extraña dimensión de color ojo y llegar al núcleo del Sanctum, donde te espera el antagonista típico de la saga. Galenth Dysley, o como yo le llamo, el Papa.


Este viejo es sin duda el peor antagonista de todo Final Fantasy, y la prueba de ello es que ni siquiera se han molestado en meterle en Dissidia Duodecim. Desgraciadamente, el hecho de tener un malo tan patético como este, repercute mucho en la nota del juego, y por supuesto, en su final. 

                              

Volviendo al tema, Disley se presenta ante ti, sentado en su trono, y para animar la fiesta lo primero que hace es romper los cristales del hijo de Sazh y de Serah, lo que provoca la furia de Snow, pero Lightning logra calmarle recordándole que la auténtica Serah está en el cristal en forma de lágrima que tiene él. Después te echa la típica charla de malo de turno de "haced lo que yo os diga" pero nuestro heroes, como es lógico, se niegan. Entonces la paloma del viejo se fusiona con el báculo y aparece el primer jefe final. Una cosa extraña que jamás sería capaz de describir qué es exactamente.

No vamos a discutir la forma de matarlo. Una gran ventaja de este juego es su flexibilidad en ese sentido. Puedes configurar los roles de los personajes y las formaciones según tu propio estilo de combate. En mi caso llevo a Lightning, Hope y Sazh, porque tiro mucho del Enhancer (en español creo que se llama inspirador) cuando he leído muchas veces que hay usuarios que consideran al Enhancer y al Jammer roles inútiles. Por lo que lo importante es que juegues con los personajes, roles y formación que más te gusten.



Este primer jefe en concreto es muy fácil. A pesar de tener más de 5.000.000 de vida, no te causa ningún problema. Tiene dos ataques principales, Thanatosian Laughter, vamos, los cañones esos extraños que le salen de la cara que nunca te van a matar, y Última, que siempre te lo hace seguido y sí te puede matar, pero por muy seguido que te lo haga, siempre le dará tiempo a Hope o a Vanille (porque para curar imagino que llevaréis a uno de estos dos, o al menos, son los que mejor lo hacen) a subirte la vida lo suficiente para sobrevivir son un margen considerable.

Tras un ratito termina muriendo, y una vez derrotado se cae a la piscina y se hunde. Todos celebran que todo ha terminado, menos tú, porque sabes que estás en un Final Fantasy, y por tanto tiene que haber mínimo tres jefes finales ^^ No se hace esperar. La paloma del viejo vuela por los aires y se mete a la psicina, desde la cual sale el segundo jefe final, Orphan.

Vamos mejorando, y este segundo jefe al menos sí tiene form descriptible. Tiene forma de espada de piedra, y tu combates contra lo que estaría en la empuñadura. Con sus 6.780.000 puntos de vida, es el enemigo más poderoso del modo historia. Para derrotarle, sólo hay que tener en cuenta un pequeño detalle. Al igual que el jefe anterior, también tiene un ataque que no te mata pero te deja en las últimas. Saca el resto de su cuerpo de la piscina y te aplasta con él. Al principio no supone ningún problema, te curas y punto, pero cuando ya llevas el combate algo avanzado, antes de hacerte ese ataque te envenena, y como sabéis, aquí el veneno te va restando vida constantemente, por lo que si te alcanza con ese golpe estando envenenado, será el veneno y no su ataque lo que acabe contigo, y os aseguro que no hace ninguna gracia empezar de nuevo un combate de casi siete millones de puntos de vida. Así que si no queréis morir, en cuanto os envenene, ¡curaros! Superado eso el combate no tiene demasiada dificultad, pero es bastante largo y llega a hacerse pesado. Ah, se me olvidaba, también tiene un golpe que te mata al personaje que sea porque sí, a día de hoy sigo sin saber a santo de qué viene eso, porque si le da al que tú controlas, fuera... Todas las veces que pierdo es por eso.

Al ser este el jefe más complicado, es el que consideramos Jefe Final, aunque luego haya otro, porque el otro es de regalo. Es como considerar en Final Fantasy VII que es Jefe Final es el Sephiroth en estado normal que aparece en cuarto lugar en vez de Sephiroth Dios, el tercero. Por tanto, es de este combate del que analizaremos la música, espectacularidad y escenario.

                                

Sobre la música, sí que hay un final battle theme que no es malo, pero que tampoco es nada del otro mundo. Ahora se lleva la música orquestal endiosadora para los finales de los juegos, ya lo he visto más veces, pero no es el estilo que más me gusta. Ahí os la dejo.

video

El escenario de la batalla lo tenéis en la primera scan, tampoco es nada del otro mundo, una sala de color dorado con la piscina al fondo que es de donde sale Orphan. No hay rayos ni lluvia, ni viento, ni elementos precipitándose al fondo ni nada, es simplemente una sala tranquila. Supongo que en este caso la elección también es cuestión de estilo, y prefirieron un combate íntimo.

Por último, la espectacularidad de la batalla final es mínima. Por culpa del sistema de batalla del juego, no hay nada que puedas hacer que no hayas hecho ya en un combate cualquiera para subirle la emoción. Al contrario que en el resto de Final Fantasy, no puedes hacer un montón de invocaciones fuertes, ni combinar ataques entre personajes, ni hacer magias conjuntas como meteo, ni muchas cosas más. La única novedad es que puedes hacer los límites, porque los has aprendido hace poco en el último nivel del Crystarium que te desbloquearon, y tampoco son nada del otro mundo, además de que hay uno sólo por personaje. La poca espectacularidad que tiene el combate la aporta tu enemigo, cuando hace Última o cuando te aplasta con el filo de la espada de piedra.

Otra de las características de la batalla final que aun no hemos destacado (buena o mala dependiendo de cada uno) es que tienes un tope para desarrollar a los personajes. Hasta que no te pasas el juego, el Crystarium no se expande por última vez, lo que asegura que tienes un mínimo de nivel de estrategia y no se lo puede pasar cualquier palurdo que sólo pulse atacar subiendo de nivel hasta que le hagan cosquillas con los ataques. Cierto es que con el nível máximo permitido es más que suficiente para acabar con todos los jefes finales, pero siempre habrá alguien para el que no lo sea.

Una vez derrotes a la espadita, empieza una presentación muy larga. Orphan sigue vivo y tira a todos al suelo de una onda expansiva. Entonces trata de convertir a Vanille en Ragnarok, pero Fang le pide tomar su lugar. Los demás intentan detenerla pero ella sola se los quita de en medio, y traiciona a todos convirtiéndolos en C'ieth sólo para salvar a Vanille. Es entonces cuando se transforma en Ragnarok (forma incompleta), y empieza a atacar a Orphan, pero cae derrotada y vuelve a su estado normal.


Orphan intenta que vuelva a convertirse y comienza a torturarla, ante las lágrimas de Vanille, que se harta de quedarse mirando y decide pasar a la acción. En ese momento Orphan recibe un ataque y de pronto Lightning y los demás aparecen de nuevo en su forma normal. Todos se preguntan cómo es posible, y Hope dice que estaban en un lugar frío y oscuro pensando en todo lo que había pasado. Snow continúa diciendo que de repente tuvieron una visión del futuro donde todos reían, incluso Serah.

Orphan cae derrotado de nuevo a la piscina, pero vuelve a resurgir en su forma final, plantándote cara por última vez.


A pesar de superar los tres millones de vida. Este último jefe no presenta ninguna complicación. Únicamente te maldice, como cuando luchas contra las invocaciones, y tienes un límite de tiempo para matarle, pero aun así da tiempo de sobra para matarlo con total tranquilidad. Relájate y disfruta de este último obstáculo que te separa de la presentación final de Final Fantasy XIII.

Lo primero que consigues al derrotarle es la última expansión del Crystarium. Ahora ya puedes desarrollar a tus personajes hasta el nivel máximo.

El juego no se hace de rogar, y empieza directamente con una CG de esas que se te cae la baba. Cocoon empieza a caer sobre Gran Pulse, pero Vanille y Fang no van a permitirlo, y juntas se transforman en Ragnarok (forma completa), sacrificando sus vidas para salvar a los demás. En esa forma, detienen Cocoon con su propia fuerza dejando una columna de cristal para sujetarlo. Tras todo eso amanece, aparecen todos convertidos en cristales y se pone la pantalla en blanco.

¿Acaba así? Estaría bien que acabara con todos muertos, pero no iba a tener tanta suerte. Lightning y los demás recuperar su aspecto. Serah y el hijo de Sazh aparecen al fondo. Todos se abrazan, y Snow rápidamente le pide a Lightning que apruebe su boda, a lo cual contesta Confío en vosotros. Enhorabuena. Por último, te muestran a Vanille y a Fang convertidas en cristales, pero felices de haber salvado a todo el mundo. Créditos y Fin ;) La canción en mi caso es la versión japonesa.


En conclusión, patético antagonista ¬¬ batalla final normalilla :( Música mejorable salvo el tema del juego :S CG final impresionante :) aunque algo corta en lo que a la saga se refiere :S Mueren protagonistas ^^ Desenlace cerrado :) (aunque luego se inventen lo que se inventan para justificar las secuelas, Final Fantasy XIII tiene un final CERRADO.

video


Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


2 comentarios:

  1. aceptable hahahaahah y el final fantasy IX malo XD hahaahaha cuanta incoherencia

    ResponderEliminar
  2. EL PEOR FINAL FANTASY QUE HE JUGADO EN MI VIDA, MUY BONITO PERON SIN SUSTANCIA.

    ResponderEliminar