viernes, marzo 22, 2013

Ese Gran Final... ICO





Otro juegazo que he podido disfrutar gracias a las HD Collection.

Después de reactivar las puertas del este y del oeste, al fin se activa la puerta principal del castillo y se nos permite escapar del inhóspito lugar en el que estábamos encerrados. Yorda (el nombre de la chica es lo único malo de todo el juego...) se acerca para abrir la puerta con sus extraños poderes, pero en esta ocasión, supongo que por el tamaño de la puerta, los rayos que desprende se vuelven contra ella y la sacuden con violencia, volviéndola rubia :o


Rubia o no, el caso es que la puerta finalmente se abre, a la vez que el puente hacia la libertad. Cruzas el puente, pero al coger a Yorda te das cuenta de que se ha quedado muy debilitada. Nada más cogerla de la mano y avanzar cae al suelo rendida. Consigue levantarse, pero si vuelves a hacerlo, sigue cayendo una y otra vez, presa del agotamiento, lo que te obliga a cruzar el puente muy despacito.

Desgraciadamente, con eso no es suficiente. Al llegar a la mitad del puente, éste se separa de nuevo y cada uno queda en un lado. Ico queda del lado de la salida, y Yorda del lado del castillo, que la intenta retener una vez más. Ico da un salto para alcanzar a su amiga, pero no llega del todo y para colmo, se te cae la espada al vacío. Sin embargo, ahora es Yorda la que le agarra para impedir que caiga, devolviéndole el favor de todo lo que ha hecho por ella durante el juego.

Pero la cosa no acaba ahí. La reina, o la bruja, o la mala, como queráis, aparece sobre el puente, rodeada del área oscura que convierte en piedra a todo lo que alcanza, sí, esa que sale cuando te acercas al agujero negro cuando los espectros secuestran a Yorda. El área oscura la envuelve completamente, convirtiéndola en piedra, lo que lleva a que no pueda seguir agarrando a Ico, y éste caiga al vacío.


Pero claro, no va a morir, es nuestro prota. El problema es la justificación de su supervivencia. Desde una altura tan grande es complicado que cualquier humano corriente sobreviva, pero al menos si hubiese caído al agua en una zona profunda y saliese de ahí nadando habría quedado creíble, pero no. Cae en unas plataformas flotantes que estaban ahí casualmente, y además no se mata con el golpe, cuando durante el juego le hemos visto matarse por caer desde distancias diez veces menores.


Toca regresar al castillo para rescatar a nuestra amiga, pero claro, ahora estamos solos. ¿Qué significa eso? La gracia del juego no era llegar de un punto a otro, eso era bastante sencillo, la gracia era conseguir que Yorda llegase cuando no tenía las mismas habilidades que tú. Ni podía escalar, ni subir por cadenas ni algunas cosas más. Ahora que ya no está, esa complicación desaparece, y esto se queda en un juego plataformas más. De hecho, llega hasta tal punto, que una parte del recorrido está hecha de tuberías y engranajes en movimiento y parece una pantalla del Super Mario, e inconscientemente te sale la musiquilla dentro de tu cabeza.


Al final del recorrido te espera una sorpresa muy especial, el arma final, una espada imbuida en rayos, que además de meter de la hostia y ser más grande que Ico, tiene una función añadida, es capaz de abrir las puertas que antes requerían la atención de Yorda.


Tras un par de pasadizos y un ascensor, llegamos a un sitio muy conocido, la sala donde comienza el juego. Con nuestra celda rota y todo, ahí sigue la pobre. Al otro lado de la sala, encontramos la estatua de Yorda rodeada de espectros, y en cuanto te acercas, empiezan a atacarte.


Toca estrenar la espada nueva, que es capaz de acabar con los espectros de un golpe, sin tonterías. El problema es que se dedican a vacilarte, vuelan, se echan para atrás, cualquier cosa con tal de que no les alcances, y a veces pareces subnormal ahí persiguiéndoles a todos. Cuando ya has matado unos cuantos, crees que ha acabado todo, pero no, siguen apareciendo más, y cuando acabas con esos, más, y más y más, y más... Salen tantos, que hasta te da tiempo a pensar que ahí está pasando algo raro.

Podemos empezar fijándonos en que esos espectros no son iguales que los que nos hemos estado enfrentando hasta ahora. Tienen una silueta humana mucho más definida, y además tienen cuernos, y por último, según los matas, las celdas de la fachada se van iluminando una a una. Son las almas atormentadas de todos aquellos que murieron, prisioneros de la maldición que originó el prota de Shadow of the Colossus (parece que hice bien al pasármelo primero). A decir verdad, si no llegan a ser tantos enemigos como eran, ni me habría dado cuenta de todo esto.


Después de mil millones de minutos, por fin acabas con todos los espectros y se te abre el acceso a la sala del trono. En principio está vacía, no hay nada ni nadie allí, así que después de echar un vistazo te vuelves pensando que no hay nada que hacer. Es entonces cuando aparece la Reina, que te cuenta los planes que tiene para Yorda.


Resulta que la mujer se está haciendo vieja y quiere transmigrar su alma a Yorda y usar su cuerpo de contenedor. Vale, no es nada original, pero podría ser peor, podría querer encerrarla porque es más bella que ella o para robarle su juventud, aún así este detalle no es que suba mucho el listón. La Reina le pide que se vaya porque ya no puede hacer nada, pero Ico se pega un rebote del copón y trata se atacarla con la espada nueva. La Reina activa una barrera, y la espada sale volando hasta quedar clavada en el suelo, mientras que Ico también sale volando y pierde un cuerno. Es el momento de la Batalla Final.


Coges la espada, e inmediatamente te lanzas a por la Reina. Tiene la barrera activada todo el rato, pero da igual, nosotros vamos a por ella. De vez en cuando va soltando campos de energía oscura que se extiende por toda la sala, pero si llevamos la espada, su poder lo repele. La gracia está en que cada vez que le damos un toque a la Reina, la espada sale despedida de nuevo, cada vez a un lugar distinto, y hay que ir a buscarla para seguir protegido. Para eso hay dos estatuas de piedra que puedes mover, pues si te alcanza el campo de energía oscura sin llevar la espada te convierte en piedra y mueres.

Sí, palmas de un toque, ¿suena un poco injusto, no? Pero vamos a pensarlo bien. En este juego no tienes barra de vida, el chaval, a menos que le arrojes por un barranco es inmortal. Yo he llegado a llevar una de esas bombas que parecen sacadas de la Caverna de Dodongo, me ha explotado en la cara porque no me ha dado tiempo a lanzarla y el chico no muere, se queda tonto unos segundos en el suelo pero ya está, así que evidentemente aquí no iba a cambiar la cosa, no se le pueden hacer daños intermedios, o muere o sigue como si nada, por eso es así.


Tras cuatro toques, la barrera se rompe y ella se queda también sin protección. Eso sí, te lanza la espada a la otra punta de la sala, pero nada que no puedas conseguir. Cuando la cojas y vuelvas para atacarla, será el golpe final. Tras unas últimas palabras, la Reina desaparece con una onda expansiva que vuelve a lanzar a Ico por los aires, y le corta el cuerno que le quedaba (mira, ya es como si no tuvieses maldición).


Ico queda insconsciente, y el castillo comienza a derrumbarse (como siempre xD). El hechizo que ha convertido a Yorda en estatua se rompe, pero ya es demasiado tarde. Ha perdido su cuerpo y ha quedado relegada a ser un espectro más (sin embargo, no debemos olvidar que al principio del juego, cuando Ico escapa de su prisión y queda inconsciente, tiene un sueño en el que Yorda es un espectro dentro de su jaula y adopta la forma humana, por lo que la verdadera naturaleza de la chica queda en el aire).


En este forma, Yorda recoge a Ico, pone su cuerpo en un bote y lo hace zarpar, pero ella no lo acompaña. Créditos.

Después de los créditos, Ico aparece en una playa. Avanza un poco por la costa y... ¡sorpresa! Yorda está por ahí, viva, con su cuerpo, y con su color de pelo original, ¿por qué? ¿Por qué han tenido que cagarla así en el último momento? Si matas a alguien o le quitas su cuerpo o lo que sea lo haces, pero eso de hacerlo todo sin coherencia alguna no, gracias. Fin


En conclusión, el final no está mal, tiene varios detalles interesantes que hay que estar atento para pillar a la primera, pero también tiene errores de argumento estúpidos que podrían haberse solventado son un pelín más de imaginación. Si no fuera por la cagada del final del todo, diría que los aspectos positivos son mayores que las negativos pero ahora quedan empatados.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


3 comentarios:

  1. Omo yo estoi en la parte donde ico y Yorda se separan u.u es muy triste

    ResponderEliminar
  2. Aunque el comentario que haré va ya tarde, aquí va:
    Se te ha pasado un detalle, la reina le dijo a ICO que ya era tarde que la próxima vez que despertara ya no sería yorda, (no enti Bro porque todos se pasan por alto esto y no pillan lo ocurrido al final)
    Le dice yorda no podrá salir ella se queda en forma de espectro y lo salva
    Quien aparece al final en la Playa en el cuerpo de Yorda en realidad ... es la Reina, ya lo pillan!
    Y no flipeen!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso cambiaría totalmente la valoración. Hay alguna manera de demostrarlo? Algún detalle más aparte de ese comentario de la reina?

      PD: Gracias! Soy consciente de que soy una sola persona y se me pueden pasar cosas. Es precisamente por eso por lo que lo cuelgo, para que si hay algún detalle que no he visto, alguien pueda decírmelo.

      Eliminar