jueves, agosto 01, 2013

Ese Gran Final... Skies of Arcadia





Para dar un pasito más hacia delante, en esta ocasión, los vídeos de los límites y demás ataques finales son míos, gracias a haber jugado el juego en el emulador. Trataré de seguir haciendo los vídeos yo mismo siempre que pueda, y esperemos que Youtube no nos los borre.

Como preámbulo, recordemos una cosa: Hemos derrotado a Galcian, y aunque su muerte ha molado bastante, me he quedado un poco sorprendido, pues debería haber sido el Jefe Final, era el líder de todo su grupo, y ahora tan sólo queda un subordinado como premio de consolación. Supongo que habrá una razón para todo esto, pero claro, de momento no la sabemos.

Al llegar a la cima de Soltis, Ramirez nos espera gimoteando y lamentándose por la muerte de Galcian. Esta muy cabreado con Vyse y los demás, y quiere tomar venganza. Se levanta, coge su espada, y comienza la primera Batalla Final.


Ya nos enfrentamos a Ramirez una vez, en Nasrad, cuando la bombardearon por sorpresa, y en ese momento nos dio una paliza con su ataque especial Silver Eclipse. Aquí lo utiliza también, pero al no ser novedad, no lo vamos a poner. aparte de las magias que puedes hacer tú también, Ramirez tiene un par de ataques especiales más, de los cuales destaca Silver Tundra, donde empala a un miembros del party en una estalagmita de hielo.


Aquí encontramos el primer fallo. Ramirez es un Silvite, es un personaje de elemento plateado, como Fina, pero todos sus ataques son de tipo hielo, lo cual no cuadra. Fuera de eso, el combate es como el de cualquier otro jefe. Como es habitual, dejaremos la espectacularidad de los personajes que controlamos nosotros para el combate final.

Después de derrotarle, Ramirez nos revela que Zelos, el gigas de elemento plateado, sólo puede ser controlado por los Silvite y además debe entregar su vida para poder controlarlo. Utiliza el cristal de plata para activar el gigas y perder su vida, a pesar de las súplicas de Fina.

Aquí encontramos otro error. Ramirez consiguió el cristal de plata matando al líder de los Silvites, pero también dijo que todos los Silvites nacen con un fragmento del cristal de plata en su interior, por lo que sólo con el pedazo de Ramirez y con el del anciano Silvite no debería ser suficiente, tendría que conseguir el de fina y el del resto de los ancianos de Silivites. Lo que pasa es que si extraes el cristal del Silvite, éste muere, y claro, algo se tenían que inventar para que no mataran a Fina.


Volviendo a lo primero, nos acaban de justificar la muerte prematura e Galcian. Es cierto que pintaba que iba a ser el Jefe Final, pero tan sólo era un humano normal, no habría podido controlar a Zelos. Si hubiera seguido vivo, el curso normal de las cosas es que el subordinado muera antes que su jefe (de hecho lo normal es que muera a manos de su jefe porque ya no le necesita), pero aquí, el subordinado supera a su superior y se convierte en el Jefe Final.

Continuemos, Ramirez se fusiona con Zelos, que empieza a crecer, y crecer, obligando a Vyse y los demás a escapar de la torre y meterse en el barco. Y menos que lo hacen, porque Soltis estalla para dar paso al gigante Zelos, nuestro segundo Jefe Final.


¡Batalla Naval! Otra de esas cosas que cuando empecé el juego pensé que eran una puta mierda que no debería existir pero que al probarlas un poco más a fondo quedé encantado con ellas, como con los Riding Duel en Yu-Gi-Oh! 5D's. Era de esperar que hubiese una batalla naval, pues todos los gigas se combaten con el barco, y además es una de las características únicas de este juego, que de no estar presente en el final del mismo habría rebajado notablemente su calificación.

El principio de esta batalla es un coñazo, las cosas como son. Zelos no para de hacerte el mismo ataque en todos los turnos, un rayo láser parecido al que puedes hacer tú con el el barco que además no te quita casi nada, mientras te baja los stats y ves como tus ataques no le hacen casi nada. Al igual que en batallas navales anteriores, de nuevo tienes diferentes opciones de ataque, eligiendo ir de frente, rodear, retirarse un poco, etc... que le dan más vidilla al asunto, pero esta parte se hace un poco desesperante.

Al alcanzar determinado nivel de vida de Zelos, se transforma. Abre su coraza, revelando su auténtico aspecto, y su auténtico potencial.


Desde que aparece esta forma, el combate se anima por momentos. Continúa haciéndote el rayo láser en cada turno, pero antes se llamaba Moon Ray y ahora se llama Great Moon Ray porque lo potencia con los tentáculos, y ahora el rayo es más grande que el barco (jaja, ahora entiendo como se sentían los barcos cutres cuando se lo hacía yo a ellos).


Como esta es la única batalla con el barco, podemos hablar de la espectacularidad que aportamos nosotros al combate naval. Combos con los distintos tipos de cañones para hacer una gran cantidad de daño, y para turnos concretos, el Moon Stone Cannon.


La verdad es que el Moon Stone Cannon aquí no queda muy vistoso, porque Zelos es enorme, molaba más contra barcos normales, que el rayo era más grande que ellos :p

Según le va bajando la vida, Zelos va cambiando sus ataques especiales. Si primero nos hacía Moon Ray y luego Great Moon Ray, también nos hace Judgement, que en realidad es convocar las Rains of Destruction pero metidas en un ataque especial, y su ataque más dañino, Moon Lament, que suelta sus tentáculos y te los lanza. No voy a poner vídeo de todos los ataques, como es lógico, os dejo este último que es el más representativo.


Cabe añadir también, que en su último cuarto de vida, esto se convierte en un pulso. En todos los turnos te dan la opción de atacar de frente o retirarte un poco, y si atacas de frente puedes usar el MoonStone Cannon cada turno, opción elegida por mí (y por todo espero xD), por lo que se convierte en un auténtico despliegue de fuerza, tú con el MoonStone Cannon, y Zelos con el Moon Lament a ver quien palma primero.

Al derrotar a Zelos, Vyse y los demás observan desde la cubierta del Delphinus, mientras la luz del Sol se abre paso entre las nubes. Creen que todo a terminado, pero cuando se disponen a marcharse, un trozo de Zelos impacta en la cubierta del barco, y de él sale Ramirez, fusionado con lo que parece ser la verdadera forma de Zelos, es la hora del combate final.


Ramirez es un tipo muy educado, así que lo primero que hace es saludarte con un buen ataque. Un ataque especial que controla a uno de los miembros de party y le hace atacar a uno de sus amigos. En mi caso, hizo que Vyse utilizara su límite final contra Aika y la matase de un golpe en el primer turno. Me quede :o

Pero está más que claro que eso no es lo único que hace. En su nueva forma, Ramirez tiene un nuevo ataque definitivo, llamado Silver Binds, que si no llevas buen nivel es muy probable que acabe con uno de tus personajes.


Ahora que ya estamos en la última batalla, ya podemos hablar de la espectacularidad que aportamos nosotros al combate. En Skies of Arcadia hay multitud de límites y demás ataques que merecen ser mencionados, sobre todo el límite final de cada personaje (por ejemplo, mi favorito es el de Aika, Omega Psyclone, aunque quita una mierda) pero por encima de todos ellos hay dos ataques secretos, tan secretos, que cuando me pasé el juego la primera vez en mi GameCube hace ya tantos años, me pasé el juego sin saber que existían ni mucho menos descubrirlos o utilizarlos, y no fue hasta que se lo dejé a mi primo que los descubrió él que yo supe de su existencia.

¿Por qué no los descubrí yo mismo? Pues en primer lugar porque sólo se pueden hacer a partir de cierto punto del juego, y no te sale ningún aviso ni nada, y en segundo lugar, porque requieren la barra de SP a tope no sólo para usarlos, sino para que aparezcan en el menú de combate. Sin importar la cantidad de SP totales que tengas, en el momento en el que llenas la barra suena un plin al comenzar el turno y aparece un nuevo icono. Claro, ¿para qué iba a llenar yo la barra? Eso es perder turnos a lo tonto, si el ataque que más consume es 25 SP y tienes más de 40 al llegar al punto en el que puedes hacer esos ataques... La única razón que se me ocurre para llenarla es que a alguien le hiciera ilusión hacer todos los límites finales en el mismo turno, lo cual requiere hasta 76 SP dependiendo de cual sea tu cuarto miembro del party. Si alguno de vosotros se pasó el juego también sin descubrirlos que lo diga para ver si así no me siento tan tonto, y si lo descubristeis y queréis reíros un poco de mí pues decirlo también :p

El primer límite es Prophecy, que utiliza a los cuatro miembros del party (en mi caso a Gilder).


Como veis, recuerda un poco a Final Fantasy VII, pero bueno, en un juego en el que la luna es el centro de todo el argumento está bien un límite en el que ataquen con ella.

El segundo ataque secreto es complicado de describir. En este juego no hay invocaciones, pero este ataque es casi una invocación, sólo que no invocas a un dragón o algo así, sino a... ¡los miembros de tu tripulación! Como sabéis, en este juego vas reclutando NPCs para que se unan a tu tripulación bajo diferentes puestos, habiendo dos personajes para cada puesto. Pues en este ataque, los miembros que estén activos en tu tripulación aparecerán para hacer un ataque cada uno, causando daño al enemigo y curando al party.


Como verdadera Batalla Final que se precie, tiene Battle Theme propio, que no está nada mal y aunque ya la habéis estado escuchando en los vídeos de los ataques finales, os la dejo.


El problema es que, al igual que en todos los demás jefes de Skies of Arcadia, al superar la mitad de la vida del adversario, la música cambia a una feliz y alegre porque vas ganando (la parte a partir de 1:53), y en este caso se jode la mitad de la experiencia de juego.

Al derrotar finalmente a Ramirez, me abordó otra duda existencial. Si recordáis bien, Ramirez era bueno en un principio (tan al principio que fue antes de empezar el juego xD) pero bueno el caso es que lo fue, y ya sabéis la estúpida moda de los que se vuelven malos cuando pierden al final, que se hacen pis en los pantalones porque van a palmar y se hacen buenos en el último momento (Final Fantasy IX sabe de lo que hablo, eso le pasó factura a la hora de analizarlo y me llovieron mil quejas y algún que otro insulto). Que un malo se vuelva bueno al final es muy complicado de justificar, y aunque hay casos que están bien hechos como el de Golbeza, un malo como Ramirez o como el de Final Fantasy IX, que no dudaban en ningún momento de lo que hacían y estaban dispuestos a llevarlo todo hasta sus últimas consecuencias, si los vuelves buenos te los cargas. Vamos a ver qué ocurre aquí...

Empieza la presentación final. Ramirez se ilumina entre gritos y se le van las texturas, quedando como una estatua. Tras eso, empieza a desvanecerse poco a poco, hasta que sólo queda la cabeza, que se desvanece también, apareciendo en ese instante el cristal de plata.


No, no se vuelve bueno ni sobrevive, menos mal... Eso sí, los protagonistas sí recuerdan que fue bueno una vez, y deciden darle una despedida honorable. El ritual funerario de los piratas es arrojar el cuerpo al "océano" (recordad que es un océano de cielo) así que Vyse lanza el cristal de plata lo más lejos que puede, y éste se pierde en el horizonte.

Mientras Soltis se hunde de nuevo bajo las nubes, es la hora de que los personajes decidan qué hacer. Aika pregunta que ahora que ya han visto el mundo entero y los cristales no tiene razón de uso adonde pueden ir, a lo que Vyse responde que no necesita ninguna razón para navegar. Fina decide hacerse Pirata Aéreo y pide entrar en la tripulación de Vyse. Gilder vuelve con su tripulación, Enrique regresa a Valua para hacerse cargo de las reparaciones y reclamar su trono, y por último, Drachma decide hacerse pescador, la profesión que tenía antes de iniciar su cruzada para vengar a su hijo.

Enrique y Moegi se casan, dando lugar a unión política entre Valua y Yafutoma, y dirigen juntos las reparaciones de Valua. Se ve Nasrad reconstruida, Ixa Taka exportando frutas tropicales y Yafutoma abriéndose al exterior. Para terminar, Vyse construye su propio barco y comienza un nuevo viaje. Fin


En conclusión, es un final muy completo, cerrado, que utiliza bien sus características únicas, con unas batallas finales numerosas y entretenidas a la par que vistosas, pero con un par de fallos y sin ninguna sorpresa a nivel argumental que nos deje con la boca abierta.


Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario