lunes, noviembre 04, 2013

Ese Gran Final... Aquí No Hay Quien Viva





"En el océano del amor, Belén y Paco navegan en una barca muy frágil. Tienes que ser el viento y las olas que la hundan"

La reforma en casa de Juan Cuesta por fin toca a su fin, después de dos meses para... poner una habitación xD Sin embargo, surge un pequeño contratiempo en casa de Higinio. Mamen ha comprado muebles nuevos, pero ha calculado mal los metros y no le caben todos, por lo que pide a su marido que mueva el tabique de los Cuesta para ganar el espacio que le sobra a cambio de no comprar nada más en seis meses, lo que obliga a Higinio a contarle una milonga a Juan para mantenerle fuera de casa y poder realizar la misión que le ha encomendado su esposa.


Mientras tanto, Emilio, tras haberse casado con Belén con una magnifica trampa a traición en el capítulo anterior, intenta aprovecharlo para volver con ella, pero Belén no cede, y se niega a ir a la luna de miel a Cayo Coco, obligando a Emilio a quedarse ambos en la pensión Loli durante toda la semana. Al volver a casa, Paco ya ha contado la verdad a los vecinos, los cuales aguardan su llegada en el portal.


Al bajarse del taxi, Belén intenta bajar el telón con una última mentira. Cuenta a los vecinos que se van a divorciar porque han tenido discusiones en la luna de miel, pero ellos, que ya saben la verdad, se hacen los tontos y la van acorralando poco a poco hasta que al final confiesan.

El enfado de la comunidad es notorio, sobre todo sobre Emilio, al que acusan de estafador y Concha exige que devuelva la portería. Sin embargo, lejos de arrugarse, Emilio contesta a las acusaciones con una actuación magistral que deja a todos mirando al suelo.


Descubierto el pastel, la vida continúa con normalidad. Mauri y Fernando suben a recoger a Ezequiel, pero además de al niño, se llevan una desagradable sorpresa. Bea y Ana se han comprado un bajo con jardín en las afueras y se van del edificio, cosa que no sienta bien a Mauri ni a Belén, que ahora se queda sin inquilinas. 


Juan vuelve a casa, e Higinio ya ha movido el tabique y le dice que todo ha terminado, pero tienen problemas con el precio de la obra. Higinio pide seis mil euros más alegando los retrasos por la licencia de obra y el accidente, pero Juan se niega a pagar más, alegando que era un presupuesto cerrado. En represalia, Higinio conecta todos sus electrodomésticos en un enchufe de la casa de Juan que ahora está en su casa tras haber movido el tabique.


No tardan en surgir problemas más graves. Durante la reforma de la portería, Mariano da con una viga del edificio en mal estado, y la comunidad pide la opinión de un experto, quien les informa de que la estructura del edificio está siendo atacada por termitas (al ser un edificio del sigo XIX, toda la estructura es de madera), y que el tratamiento para exterminarlas vale cuatro mil euros, gasto sufragable con una derrama de 500 euros por vecino (bueno, no es tanto, teniendo en cuenta la gravedad del problema). Sin embargo, el exterminador advierte que antes de nada, un arquitecto debe asegurar la integridad del edificio. Juan añade que si hubieran pasado la Inspección Técnica de Edificios se hubiera detectado el problema mucho antes. En la junta que se convoca para informar a los vecinos, Higinio dimite como presidente, y Juan Cuesta vuelve al poder, (al fin y al cabo, es el líder del party xD).


Si volvemos la vista atrás, existe un capítulo en el que se habla de dicha inspección. Si recordáis bien, fue en la primera temporada, cuando un inspector del ayuntamiento emite un informe desfavorable del edificio, pero Roberto, que también es arquitecto, afirma que al edificio no le pasa nada, y al final se descubre que el inspector está comprado por el empresario que intenta comprarles la casa a los vecinos.

Comprado o no, el inspector era real, así que podría haberse encontrado el problema de las termitas entonces. Sin embargo, lo más probable es que, dado que iba a emitir un informe desfavorable de todas formas, el inspector no se molestase en hacer su trabajo (bueno, eso y que en la primera temporada de una serie no te sueles plantear su capítulo final). Por tanto, podemos considerar el argumento coherente, aunque un poco a regañadientes.

Los líos amorosos continúan hasta el final. El triángulo Belén, Emilio y Paco sigue activo, pero Belén está dispuesta a decidirse en un plazo de 24 horas. Por otro lado, Mariano se consigue ligar a la madre de Mauri, incluso duerme en su cama, pero Mauri les descubre a la mañana siguiente, y echa de malas maneras a Mariano de su casa desnudo, en una escena en la que se le ve todo, pero como es lógico, no voy a poner el fotograma exacto por respeto al actor.


Isabel nota enseguida que la casa de Juan ha encogido y que ha desaparecido un enchufe. No tardan en descubrir que les han movido el tabique y tienen bronca con Higinio y Mamen, pero la cosa no pasa de ahí. Enseguida aparece el verdadero Jefe Final y las broncas entre los vecinos quedan en segundo plano.

El arquitecto avisa de que el estado de las vigas de edificio es lamentable y que no tiene solución. Habría que tirar el edificio y volverlo a levantar. Además, añade que debe informar para que precinten el edificio inmediatamente, lo que suscita la violencia en Emilio y Mariano, que se lanzan a por él y consiguen reducirlo y secuestrarlo gracias a la ayuda de Jose María.


Se convoca una nueva junta para informar a los vecinos de la situación, los cuales entran en pánico al saber que van a perder sus casas. De pronto, Rafael saca una carpeta con contratos de compraventa y además enseña una maqueta que tenía tapada bajo una sábana, que Maria Jesús retira como su fuera una secretaria.

Rafael ofrece una cantidad de dinero considerable por las casas de los vecinos y explica su intención de construir oficinas en el emplazamiento donde viven ahora todos.


Venga, ¿y qué más? Esto es muy forzado. Vas a una junta en la que no sabes de qué se va a hablar y te llevas los contratos y la maqueta por si acaso, ¿no? es que no me extraña que Concha le diga que ha sido él quien ha metido las termitas también...

Los vecinos no se lo piensan mucho y firman, viendo que no tienen otra opción, y ahora toca ver donde se va cada uno. Juan y su familia se van a casa de su hermana, Mauri y Fernando se van a casa de Leonor, la cual se va con Mariano a Marbella y le presta su actual casa a su hijo (Ahora se ve por qué han metido a la madre de Mauri de golpe estos últimos capítulos, para poder darle un final al personaje de Mariano...). Marisa, Vicenta y Concha se van a Benidorm a un hotel, mientras que Higinio no revela su destino.

Queda todavía pendiente el tema del triángulo amoroso. Belén cita a Emilio y a Paco, y les dice que no se queda con ninguno de los dos. Recibe una llamada de Alicia y se va a Estados Unidos con ella (otra cosa que se ve muy forzada...). Por último, Paco y Emilio hacen las paces, porque lo que ha unido una amistad, no lo debe separar una mujer, y deciden irse juntos de aventuras.


Cuando los vecinos están en plena mudanza, con todos los muebles en la calle, a la espera de que lleguen los camiones de la mudanza, a Mauri se le ocurre que todo puede ser mentira y que Rafael está tratando de engañarles, alegando que realmente nadie ha visto ninguna termita a pesar de que hay tres millones, y que las vigas es normal que estén deterioradas al tener 120 años.

Su discurso enciende la voluntad de Juan, Emilio, Jose María, Mariano, Vicenta y Marisa, que se vuelven a meter en el edificio cuando vienen los bomberos a precintarlo, y terminan en casa de Mauri cantando una versión personalizada de la canción de Chanquete mientras dan saltos reivindicativos.


Un instante después, el suelo se desploma a los pies de Emilio y Jose María, que caen al videoclub, lo que sirve para convencer a todos de que lo de las termitas es cierto. Todos salen con cuidado, y Marisa, en último lugar, hace un guiño a la propia serie según sale, con la frase: Vámonos, que aquí, ya no hay quien viva.


Los bomberos precintan el edificio, y los vecinos se quedan en la calle, observándolo, pensativos. Hablan de quedar en el futuro, pero ellos mismos saben que eso siempre se queda en una mera intención, por lo que optan por hacer una foto en conjunto. Una, más que nunca, foto finish. Fin.


En conclusión, Aquí No Hay Quien Viva tiene un buen final, pero en muchos aspectos bastante forzado. Empezando por los destinos que toma cada vecino, encontramos algunos muy bien encajados, como Bea y Ana. Belén se iba a casar, era lógico que presumieran que su tiempo como alquiladas en esa casa estaba contado. Pensaban que todo era verdad y actuaron en consecuencia. Luego otros, como los Cuesta o Mauri y Fernando van a destinos normales, a casa de un familiar, y otros que no hay por donde cogerlos, como Belén, que recibe casualmente una llamada de Alicia para invitarla a Estados Unidos.

También se ve muy forzado que en la junta en la que Juan informa de que el edificio no tiene salvación, Rafael ya tenga los contratos de venta preparados, la maqueta lista y la actuación de Maria Jesús quitando la sábana preparada, así como que todos firmen rápido y sin pensarlo demasiado, cosa que no ocurrió en la primera temporada.

Recordemos también qué le ocurrió esta serie. Se emitía en Antena 3, pero Telecinco compró la productora y se llevó la serie a su cadena, que se convertiría en La Que Se Avecina, por tanto, es de esperar que no tuvieran planeado finalizarla ese año si no llega a ser por la compra de la productora, lo que explica las partes forzadas del final.

Ya para finalizar quiero decir que en una situación normal, este final quedaría equilibrado porque tiene cosas buenas y cosas malas. Sin embargo, a pesar de que en esta serie el final tiene fallos, estos son normales, mientras que las cosas buenas que tiene no son buenas, son la hostia. El discurso magistral de Emilio al principio, que muevan un tabique porque no les caben lo muebles, cuando se derrumba el suelo de casa de Mauri, tanto como el detallito que suelta Marisa antes de salir de esa casa, así como un montón de gracias que hay durante el capítulo que como es lógico no puedo pararme a comentar, hacen que el balance final sea claramente positivo, pues al fin y al cabo, la finalidad de esta serie es hacerte reír.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

6 comentarios:

  1. Luis ceciliano Sánchez. Hola soy de costa rica recidente de Estados Unidos, fui a España en el 2013 y vi el show de aqui no hay quien viva la verdad es me cague de risa y la pase muy bien gracias a Dios antena 3 trajo el show a Estados Unidos vi todos los capitulos y me dolio q terminaran pero quiero darles las gracias por hacernos reir tanto en un mundo de tantas precupaciones ,gracias otra ves atodos los q estuvieran en el show ,maritza,mariano ,Emilio y Josemi los mejores.

    ResponderEliminar
  2. Siendo 17 de septbre 2016 aun recuerdo con nostalgia el fin de esta serie que por casualidad mi esposa dio con ella por alla lejos en el 2007. En Chile no tenemos telecinco en el cable y sinceramente prefiero seguir viendo los capitulos repetidos pero graciosos que A3 aun exhibe. Saludos desde stgo Chile

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la serie hace años la vi pero nunca pude ver el capítulo final hoy lo pude disfrutar por A3 series y de verdad que no lo quería creer,seguiré viendo los capítulos repetidos una y otra vez.

    ResponderEliminar