domingo, agosto 10, 2014

Ese Gran Final... Pokémon Edición X



La edición de Pokémon de mis sueños que se convirtió en una pesadilla

Antes de nada quería aclarar la frase películera de la introducción. Como jugador que comenzó con Pokémon con Rojo/Azul/Amarillo, esta edición era el sueño cumplido de poder jugar una aventura Pokémon con combates y modelados como los del Pokémon Stadium, ataques vistosos y espectaculares, daños que no fuera un simple parpadeo, etc... Todas esas cosas con la que cualquiera soñaba en 1999. Ese día llegó por fin, el 12 de Octubre de 2013, pero hubo un problema con el que yo no contaba, el ansia.

Debido a que han tardado 14 años en dignarse a sacar un juego en condiciones (todavía tiene un amplio margen de mejora, pero al menos ya va por el buen camino), el número de pokémon interesantes de cada generación ha ido acumulándose y cuando llegué aquí quería probar tantos y tantos que un equipo no era suficiente. Charizard, Blastoise, Butterfree, Pidgeot, Dragonair, Articuno, Lugia, Celebi, Arceus... Bueno, un sinfín, sobre todo de legendarios. Toda esta ansia incontrolable derivó en una modificación continua del equipo. Cada Pokémon interesante que encontraba, o cada vez que llegaba al nivel de un legendario que tenía en la caja, entraba en el equipo y suponía su correspondiente superentrenamiento. Así una y otra vez incontables veces. Resultado: un equipo que empezó con el inicial de agua, Torchic y Caterpie termina convirtiéndose en otro formado por Mew, Latias, Celebi, Articuno, Blissey y Gensect. Sí un completo desastre de equipo totalmente desequilibrado y con demasiado psíquico (y era peor porque yo quería un equipo de seis legendarios, teniendo a Deoxys en lugar de Blissey, pero así era insostenible) y 86 horas para pasarme el modo historia.

¿Qué es lo importante de todo esto? Pues no es el hecho de que me hiciera ese equipo o cualquiera de los anteriores que tuve a lo largo del juego, sino la posibilidad de poder hacérmelo. La versatilidad que ofrece Pokémon es digna de admiración, y poder escoger entre más de 700 criaturas no es para otra cosa que para poder llevar los que más nos gusten. Muchas veces escogemos uno más poderoso sobre otro que nos gusta más, y eso es un error, por lo menos para el modo historia. Se trata de llevar tu propio equipo, uno que te defina y con el que seas feliz. Si yo era feliz con el desastre de equipo que tenía era lo importante, por mucho que la hubiese liado.

También me gustaría comentar cierto aspecto ya no personal, sino de la jugabilidad, que destroza gran parte de la experiencia de juego, y por ende, también repercute en su final, el repartir experiencia. Como sabéis han cambiado su funcionamiento, ya no da la mitad de la experiencia al Pokémon luchador y la otra mitad al que lo lleva, ahora da la mitad de la experiencia que genere el combate a todo el party, y sin restarsela al que lucha, que gana la cantidad completa. ¿Qué bien suena verdad? Ideal para hacer grind cuando queramos subir cualquier equipo al cien, ¿no? El problema es que te lo dan en la primera ciudad, destrozando completamente el modo historia. Las personas que lo han llevado activado llegaban al líder de gimnasio con más de diez niveles por encima, barrían a todo el que se pusiese por delante, era un simple paseo sin emoción alguna. Ese cacharro era buena idea, pero para entregarlo después de la Liga, no así. Simplemente quiero puntualizar que me he pasado el juego sin utilizarlo y la escala de dificultad se vuelve igual que en cualquiera de las aventuras anteriores, y es bajo ese escenario sobre el que vamos a analizar el final del juego. ¡Vamos allá!

Llegamos a la Liga Pokémon, un edificio muy bonito, y lo primero que hacen es contarnos qué tiupo de Pokémon usa cada miembro del Alto Mando, ¡toma spoiler! Pronto descubrí por qué. Ahora podemos elegir el orden al que nos enfrentamos al Alto Mando (pero es un chorrada porque no hay ninguna indicación en la puerta, entras sin saber quien está al otro lado de la puerta que eliges).

¡Qué bien! Vamos a combatir en el orden que queramos, cómo mola, ¿eh? A ver, vamos a pensarlo un poco más despacio... ¿Qué sentido tenía que los miembros del Alto Mando fuesen en un orden concreto? Que cada uno era más fuerte que el anterior, luego, ¿qué ocurre con eso ahora que eliges el orden? ¿Si te equivocas te sale uno super poderoso que deberías derrotar el último, todos tienen el mismo nivel, o está configurado todo para que, sin importar el orden que elijas, el siguiente siempre sea más fuerte? Pronto lo descubriremos...

Entro en la primera puerta, la Sala de la Esclusa (muy bonita por cierto). Sí, voy a contarlo en el orden en que me los pasé. Allí nos espera Narciso, especialista en Pokémon tipo agua. ¡Pues a por él!


Vamos a observar ciertos detalles para salir de dudas luego sobre las cuestiones que nos hemos planteado... Tiene cuatro Pokémon (¿nada más?), su nivel es 63-65 y su equipo lo forman Clawitzer, Gyarados, Barbaracle y Starmie. Como ya he dicho antes, no utilicé el repartir experiencia, y al llegar a la Liga estaba en la misma situación que en ediciones anteriores, con unos diez-ocho niveles menos que el primer rival. El único problema es que este rival es una tontería, y no por nivel, sino por equipo. Estamos contra el Alto Mando, debería suponer un reto, pero tan sólo cuenta con cuatro Pokémon de tipo agua, uno de los tipos más comunes de todos.

El problema no es que sus Pokémon sean de tipo agua en sí, sino que sólo sean de tipo agua. Si tienes un equipo de agua, sabes que te lo van a fundir con eléctricos o plantas principalmente, y lo normal es que escojas criaturas como Lanturn o Ludicolo, agua/eléctrico y agua/lplanta respectivamente, precisamente para que no te puedan destrozar con un solo Pokémon, para ser más polivalente, y ya si eso, uno agua normal. Pues aquí no, el único que se salva es Barbaracle que es agua/roca, pero los demás fuera. Vale que Starmie es agua/psíquico, pero no te sirve para defenderte, aunque hagas psíquico al siguiente turno te van a fundir de un rayo y va a dar igual.

Otro aspecto a tener en cuenta son los ataques. Tú coges el Rojo, te plantas delante de Lorelei y lo primero que hace es fundirte a Ventiscas, y de vez en cuando Rayo Hielo. Aquí nada, tonterías de Hidropulso, Cascada, Surf que ya es medio decente, pero ya, no vas a ver una Hidrobomba, ni un Hidrocañón, ni ningún ataque de agua que te ponga en un problema o sea mínimamente espectacular, ¿esto es el Alto Mando o un entrenador de ruta?


Una vez derrotado, y sabiendo los datos de su nivel, pasamos al siguiente, que en mi caso fue Tileo, especialista en Pokémon de tipo acero. Su equipo lo forman Klefki, Probopass, Aegislash y Scizor.


Nada más entrar en combate con él te vas cuenta de lo que me estaba temiendo, su nivel el 63-65, lo cual confirma nuestras sospechas, todos los miembros del Alto Mando tienen el mismo nivel, y por eso nos dejan escoger su orden... Que decepción... (luego jugaré al Deception un poco para desahogarme).

Al menos tiene el grupo medio bien hecho. Podrás vencerle con mayor o menor facilidad, pero por lo menos tiene todos sus Pokémon de doble tipo y variados (le falta un acero/fuego, pero el único que hay es Heatran), dando mucha más gracia al combate, o al menos debería darla...


Y es que volvemos a lo mismo, las chorradas de ataques que tienen. El llaverito se pasa todo el combate haciendo Púas como si por ehcarlas más veces vas a recibir más daño cuando cambies en vez de hacerte ataques poderosos de acero o hada, y los demás tampoco es que vayan muy allá. El único que se salva es Aegislash, y no por los ataques, sino por sus formas de ataque y defensa que juegan con los stats, pudiendo volverlo temible, en buenas manos claro.

El siguiente adversario con el que me encontré fue Drácena, especialista en Pokémon de tipo dragón. Su equipo lo forman Dragalge, Altaria, Druddigon y Noivern.


No creo que haga falta deciros que este rival adolece de los mismos defectos que Narciso. Si ya de por sí el tipo dragón es muy reducido (es mejor seguir llenando el mundo de pajaritos y pececitos inútiles que compensar los tipos reducidos como el dragón o el fantasma) para colmo los pocos que tienen un tipo doble son legendarios, y que aparezcan legendarios en el Alto Mando sería algo demasiado bonito. Pero que no puedan poner a Giratinja o Kyurem no significa que no puedan hacerle un equipo decente a este pobre mujer, que menos que ponerle un Hydreigon o un MegaAmpaharos para compensar, pues no, hielo hielo hielo hielo, hada hada hada hada, y a su casa, no hay más.


El cuarto y último miembro del Alto Mando con el que me topé fue con Malva, especialista en Pokémon de tipo fuego. Su equipo lo forman Pyroar, Torkoal, Talonflame y Chandelure.


Es curioso porque este fue el que más me costó, y no porque tenga más nivel, pues ya hemos dicho que todos tienen 63-65, sino porque el pajarito, Talonflame, tiene un ataque llamado pájaro osado, así bastante vistoso, con una cámara chula, y efectivo que destrozaba a más de uno de mis Pokémon. El candelabro también te la podía liar con rayo confuso, pero salvo eso, nada más que no haya dicho ya.


Terminado el Alto Mando, es hora de enfrentarse al Campeón de la Liga Pokémon. La identidad del Campeón de la Liga es la única sorpresa que podemos esperar de este juego, salvo en cierta edición que todos conocemos. Normalmente suele ser un personaje con el que te encuentras durante la aventura, como Lance o Cynthia, pero la verdad, aquí estás todo el rato con tu grupillo de amigos, y no creo que el gordito o la niña pequeña sean el Campeón. El único que se me ocurre es AZ, nuestro amigo inmortal. Pasamos a la sala final, muy chula también, y lo descubrimos.


Y el Campeón de la Liga Pokémon es... ¡Dianta! Es cierto, la idol esa que no hace nada, me había olvidado completamente de ella jaja. Yo creo que es el campeón con menos protagonismo durante el juego en toda la saga.


Tras una breve conversación, el combate comienza. Su equipo lo forman, Hawlucha, Autorus, Tyrantrum, Gourgeist, Goodra y Gardevoir. Como todo Campeón, es un entrenador más, con un equipo de seis Pokémon variados, y un gran Final Battle Theme.

video

La cosa mejora un poco, Dianta tiene nivel 64-68, y por lo menos sus Pokémon no te hacen ataques chorras. Entre todos tienen llamarada, trueno y ventisca, entre otros, además de tener casi todos de tipo doble y bien escogidos. Además, su último Pokémon, Gardevoir, Megaevolucionará nada más salir al combate.


Anda es verdad que aquí los Pokémon Megaevolucionan... Pasa tan pocas veces que ya se me había olvidado... Yo a esto de la megaevolución le veo lagunas... Es una pena porque el cambio de aspecto sólo se refleja en un cambio de stats, entonces realmente haces lo mismo pero quita más, digamos que realmente no se aprecia tanto. La Megaevolución debería desbloquear también un ataque final, algo en plan Llamas del Inframundo, Diluvio Universal o Edad del Hielo, un ataque descomunal y espectacular que fuese acorde con el tipo primario del Pokémon, y que sólo se pudiese usar una vez claro, para que esto no sea un cachondeo, pero eso, que sirviese para marcar la diferencia, para darle la vuelta a una situación crítica, etc...

Al derrotarla tenemos la típica ceremonia del Hall de Fama, donde poenmos las pokéball y aparece la felicitación, así que he hecho una foto en screener para reflejar que de verdad me he pasado el juego jaja


Yo pensaba que todo iba acabar aquí, pero no, la cosa sigue. Apareces en ciudad Luminalia con tus colegas recibiendo una medalla por detener a Lysson, cuando de pronto aparece AZ y te reta a un combate.


Hala, ¡increíble! El juego tiene algo más de modo historia después de la Liga Pokémon... Aunque sea un Ceremonial Battle sin mucha importancia, pero bueno, ¡es algo! Nos permite soñar de cara al futuro.

Después de haber hecho cinco combates lo último que me apetecía es que apareciera este y me inflase a leches, pero en cuanto vi el primer Pokémon me tranquilicé. Esto es, sin lugar a dudas, un Ceremonial Battle. AZ tiene un Torkoal, un Golurk y un Sigilyph, todos al nivel 60, muy por debajo de la Liga Pokémon y fácilmente derrotable al ser sólo tres criaturas.

Una vez derrotado, encontrará la paz consigo mismo por haber inventado el arma suprema, y su Floette descenderá de los cielos para volver a su lado después de tres mil años. Fin.


Esto, ¿alguien me explica que tiene que ver el combate con arreglar las cosas? Este tío utilizó la energía de un montón de Pokémon sacrificados para resucitar a su Floette. Supuestamente ha demostrado en el combate que ama a los Pokémon y ha vuelto a ser el de antes, pero no queda muy claro porque le perdona precisamente en este momento.

En fin, esto iba cuesta abajo y sin freno pero al final mejora... un poquito, pero mejora. El Alto Mando es un desastre sin precedentes, la Campeona no tiene peso alguno en la historia ni te ayuda en ningún momento, pero al menos hace una Megaevolución, y después tenemos algo después de mucho tiempo, que aunque esté un poco metido sin explicar bien las cosas, al menos es algo...

Siguen fallando mucho en el tema de las innovaciones, ¿por qué todas las innovaciones que hacen en cada entrega se aprovechan tan poco? ¿Cuándo vamos a ver en la Liga Pokémon un combate doble, un combate inverso, algún legendario, aunque sea de una generación anterior...? Es más, ¿cuándo van a dejar la Liga Pokémon a un lado y continuar el juego de verdad tras ella, como ya hicieron una vez? No sé, algo diferente, es que me da mucha rabia, con todo el potencial que tiene esta saga, que se haga todo tan mal sólo por tradición....

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

6 comentarios:

  1. Estoy bastante de acuerdo con todo lo que comentas, principalmente con el repartir experiencia que ha hecho mucho daño. Yo, al igual que tú, tampoco lo usé en toda la partida y pude disfrutar de enfrentamientos más igualados.

    En cuanto al final, bastante meh, pero tampoco esperaba que Pokémon me sorprendiera a estas alturas. Hace tiempo que para mí, Pokémon es entrenar bien a tu equipo y jugarlo en modo competitivo. La historia y todo lo demás poco importa.

    Es cierto que las megaevoluciones pasan algo desapercibidas. Creo que debería haber más y que cada miembro del Alto Mando tuviera alguna (qué menos…), ahora bien, lo del ataque devastador final para cada una de ellas me parece excesivo, ya que en muchas ocasiones podría resultar abusivo sumándole el incremento de stats que ya recibe el pkmn de por sí (aunque el ataque solo se pudiera usar una vez). Hay Pokémon que ya eran fuertes antes y la megaevolución los ha convertido en auténticos monstruos para acabar baneados en los torneos oficiales… ¿Para qué darles más poder? xD.

    En fin, a ver cuándo nos echamos unas partidillas online ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo del ataque devastador final sólo era una idea. Si lo hubiesen considerado, seguramente los stats no subirían tanto al hacer la megaevolución.

      Es una pena que con lo bien que salió el modo historia de Oro y Plata luego quisiesen volver a esto y no se hayan movido de aquí. Es uno de los motivo por lo que no guardo tan buen recuerdo de Rubí/Zafiro como tú. Esas ediciones fueron víctimas de involución en varios aspectos, como en el modo historia o en la pérdida del ciclo de día y noche, y a pesar de que son muy buenas ediciones, podrían haber sido mejor. Pero volvemos a lo de siempre "para qué me lo voy a currar si se va a vender igual" u_u

      Eliminar
    2. Sí, correcto, supongo que ese es el mal del que adolece esta saga multimillonaria.

      Por cierto, Rubí/Zafiro son queridos para mí porque fue en esa generación cuando entré en el mundo competitivo precisamente porque todo lo demás flaqueaba en lo que me habían dado las ediciones anteriores, que se podían disfrutar sin pedirle al juego más de lo que te ofrecía xD.

      Eliminar
  2. yo estoy impaciente por jugar el juego de pokémon omega ruby

    ResponderEliminar
  3. aprovecho que hoy termine pokemon x, y lei tu entrada, bueno la verdad es que jamas le doy cuidado al modo historia no mucho por lo menos xD, pero si fue recontra regalado el juego hasta te dan experiencia por capturar, ahora ando con mi meta de conseguir 710 pokemon (excluyo a los 11 singulares) cuando digo todos son todos hasta preevoluciones para coleccionarlos :DD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah si por cierto tu idea se hizo realidad con los movimientos z

      Eliminar