viernes, febrero 06, 2015

Ese Gran Final... Rogue Legacy




Una vez hemos derrotado al jefe de cada zona, el símbolo central de la puerta final se iluminará, permitiéndonos el paso.


Al cruzar la puerta no tardamos en darnos cuenta de que estamos siguiendo el mismo camino que el primer héroe durante el tutorial. Lo que nos espera al final del camino todavía es una incógnita. De acuerdo a lo que sabemos por el propio tutorial y las entradas del diario, lo suyo es que fuese el Rey. En las entradas nos cuentan que el primer héroe consiguió traer el agua de la fuente de la eterna juventud al Rey, y en ese momento se dio cuenta de que al hacerlo, se volvió inmortal, y por tanto reinaría para siempre. La historia sería que somos los herederos tratando de matar al Rey para ocupar su trono.

Sin embargo, algo no cuadra. En la primera entrada del diario, ese primer héroe te cuenta que han herido al Rey, y que él y sus hermanos se lanzan al castillo en busca de la cura. Pero en el tutorial, es el propio héroe el que ataca al monarca. Además, en una de las últimas entradas del diario, el héroe te cuenta que encuentra al Rey al otro lado de la puerta final. Si estaba dentro del castillo, ¿cómo es que mandó a sus hijos a por la cura?

Continuamos avanzando, y en la sala anterior al Jefe Final encontramos una última entrada del diario (yo pensaba que ya las tenía todas). Parece que se aclaran un poco las cosas. En esta última entrada. el primer héroe confiesa que ha matado al Rey, y que nos está esperando.


Bueno, esto desmonta toda mi teoría, aunque siguen sin cuadrar algunas cosas, Cruzamos la puerta, y ahí está, Johannes, el Caballero Legendario. Tenemos una pequeña conversación con él en la que nos explica sus motivos. El Rey fingió que había sido herido para que sus hijos fueran a por el agua de la fuente, pero en realidad simplemente se estaba haciendo viejo y temía su propia muerte. Al parecer, entró en el castillo, y al hacerlo, tuvo que entregarle todos sus bienes a Caronte, al igual que hemos hecho nosotros. Todos sus bienes no incluía únicamente su patrimonio personal, sino también su reino. Cuando Johannes descubrió el pastel, decidió matarle.

A pesar de que Johannes actuó bien, se le tachó de traidor, y toda su familia (es decir, nosotros) carga esa vergüenza sobre sus espaldas. Por ese motivo todos los herederos han asaltado el castillo, para buscar venganza contra el traidor. Aunque Johannes te explica todos los detalles, sus razones no le valen a nuestro personaje, que decide enzarzarse en una batalla a muerte contra él.


Johannes es un adversario con las mismas habilidades que nuestro personaje, sólo que de la clase traidor. Tira cuchillos, hachas y se cubre con grandes espadas como hemos hecho nosotros tantas veces durante la aventura. Ninguno de sus ataques nos sorprenderá, ni será demasiado complicado de derrotar. No hay mucho que comentar salvo que disfrutes del Jefe Final.


Al ser derrotado, Johannes, o más bien su espíritu, su fantasma o lo que sea, porque vivo del todo no parece que esté, se convierte en humo negro y desaparece, pero su voz todavía se escucha por los alrededores. Reclama que no fue el primero en alcanzar la fuente, (se entiende que el primero fue el Rey) pero sí será el último. Se nos muestra la fuente.


Pero en cuanto la vemos, se derrumba en una nube de polvo, y de ella sale, Johannes La Fuente, nuestro verdadero Jefe Final.


Johannes se ha fusionado con la fuente para asegurarse de que nadie más vuelve a usarla. Puesto que no hemos aceptado sus explicaciones, ahora es él quien viene a matarnos. Los ataques de la Fuente se resumen en una cosa, lluvia de cuchillos. En horizontal y en vertical, incluso llenando el suelo entero de cuchillos en su ataque especial, pero lo mismo todo el rato. También hace un espadazo muy potente, pero lo carga durante unos segundos, canta bastante y lo evitas sin problemas. Si consigues abrirte paso entre los centenares de cuchillos hasta él, no tendrás que preocuparte de otra cosa que de disfrutar de la Batalla Final. 


Al caer, Johannes nos da un último discurso. Nos acusa de ser iguales a él, pues hemos sacrificado a nuestros ancestros por el Rey, una persona que no es digna de respeto, que traicionó a todos, es el precio de la lealtad incuestionable (totalmente de acuerdo con él).


Poco más. Créditos, y nuestro personaje regresa triunfante a casa, donde nos muestran un registro de las horas y los personajes que hemos utilizado para llegar hasta el final. Fin.


Sinceramente, creo que los intenta transmitir el juego es que tengamos un poco de personalidad, que desafiemos las tradiciones que nos imponen nuestros ancestros. En mi país, la tradición es la excusa que dan para no prohibir los toros, tan sólo hay una región donde están prohibidos (un aplauso desde aquí para esa región). Y lo mismo pasa con la religión, todas esas personas que entran en guerra en nombre de un Dios u otro, y que dan su vida sin pararse a pensar en si lo que están haciendo es lo mejor, tanto para ellos como para los demás. Porque una actividad se lleve desarrollando durante muchas generaciones, tú no tienes por qué ir detrás. En algún momento la cadena se tiene que romper. En conclusión, piensa qué cojones estás haciendo, y sobre todo, por qué lo estás haciendo, antes de que sea demasiado tarde, pues todo tiene solución, menos la muerte.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

1 comentario:

  1. Me encanto este juego la verdad, me gusto tu descripcion,pobre johaness el legendario fue la ostia.

    ResponderEliminar