viernes, abril 17, 2015

Ese Gran Final... Assassins Creed Unity




Una consola de Sony hay que estrenarla como se merece, con un Platino :p Por cierto que pasada esto del botón Share, por fin puedo hacer las capturas en sobremesa de mi propio gameplay y no de un tercero por Youtube ^^

Antes de nada, vamos a repasar ligeramente el argumento del juego. François Thomas Germain (debió ser el fundador del PSG xD) manda asesinar al actual líder de los Templarios, François de la Serre, y toma su lugar. Como Arno se crió a su cargo y encima se lía con su hija, los Asesinos deciden investigar su muerte porque hasta ellos que son del bando contrario tenían buena relación con él. Sin embargo, a Arno se le va a de las manos la situación en más de una ocasión y termina expulsado de la hermandad. Es entonces cuando Elise y él deciden terminar el trabajo por su cuenta.

Desde luego es un Assassins Creed diferente. Aunque el recurso del asesinato de un familiar (aunque esta vez no sea de primer grado) es algo recurrente en la saga, siempre había sido dentro de la propia Orden de los Asesinos. Es la primera vez que ocurre en el bando contrario. Está bien saber que los enemigos no son perfectos y leales entre sí, que también tienen problemas como todos los grupos.

Bueno, tras encargarte de Robespierre (al cual no matas, bien hecho, porque Robespierre es guillotinado), te revela la ubicación de Germain, y finalmente puedes ir a por él.


Germain se oculta en el Temple. Como en otros asesinatos, Arno (casi pongo Ezio de tanto que se parecen...) rastrea la zona con su sentido del águila para buscar puntos de infiltración y demás oportunidades, pero no ve nada, así que nos toca hacerlo a la vieja usanza. Por un lado, es una pena porque esos subeventos le daban mucha vida a los asesinatos. En el primero es una pasada cuando te cuelas en el confesionario y le asesinas desde el otro lado. Pero por otro lado, también comprendo que llevarnos de la manita marcándonos el camino (ya que seas capaz de seguirlo o no es otra historia) incluso en el Jefe Final pues hace que pierda gracia.

El Temple, además de ser inmenso, está rodeado de guardias, y sobre todo de tiradores a distintas alturas, que hacen complicado no resultar visto cuando tratas de asesinar a alguien. Pero bueno, con paciencia y un poco de habilidad, finalmente logras abrirte paso hasta lo más alto, donde te espera tu último adversario.


Enseguida ves el otro motivo por el cual no hemos tenido un asesinato con subeventos y el camino marcado. Al subir arriba, salta una cinemática, Germain aparece por sorpresa y nos ataca con una espada con el poder del Fruto del Edén que dispara rayos, lo que implica que no habríamos podido hacer un asesinato sigiloso completo de ninguna manera.

Germain se queda dentro de un pequeño habitáculo en la cima del Temple, con cuatro arcos, uno a cada lado, que dan a la terraza. Desde allí, nos ataca a distancia, invocando rayos. Desde fuera, vamos dando la vuelta, buscando una oportunidad para asesinarle por la espalda y acabar con todo esto, pero al acercarnos, invoca un rayo sobre sí mismo que produce una onda expansiva que tira a Arno para atrás.


Tras la pequeña explosión, Germain desaparece. Ha cambiado de sitio y nos toca ahora bajar hasta las catacumbas para volver a encontrarle. Allí, ya con Elise, que se había separado previamente para ampliar la búsqueda, tenemos un segundo enfrentamiento, ahora en un espacio mucho más abierto.

Rápidamente nos damos cuenta de una cosa, la vida de Germain no está a tope. Eso quiere decir que nuestro primer ataque en la cima del Temple no ha fallado, sino que le hemos dado un toque, como si fuese un jefe del Sonic más o menos. Aunque más bien los toques se los da él solo invocando rayos sobre sí mismo para rechazar nuestro ataque.


La estrategia sigue siendo la misma. No hay un enfrentamiento directo, pues contra un arma así no tenemos oportunidad alguna. Hay que esperar a que se de la vuelta o atacarle nosotros por la espalda rodeando las tumbas para que invoque otro rayo sobre sí mismo y se cause más daño. Además, la onda expansiva del rayo que nos tira para atrás no hace daño a Arno. Se podría pensar que entonces el combate no tiene dificultad alguna, pero si intentamos atacar de frente o simplemente por un lado que nos vea, entonces nos atacará con rayos dirigidos hacia Arno que sí causan daño, y mucho además.


Con el último toque, la onda expansiva derriba un pilar, y Arno queda atrapado entre los escombros. Elise intenta ayudarle pero no puede. Mientras tanto, Germain, en estado de agonía, trata de huir. Viendo que no tiene tiempo para las dos cosas, Elise debe tomar una decisión. Puede dejar escapar a Germain y quedarse con Arno, o abandonar a Arno y acabar con Germain ella misma. ¿Qué hará?


Elise se disculpa con Arno y sale corriendo tras Germain. La verdad, yo estaba convencido de que  se iba a quedar con Arno. Al fin y al cabo ya tuvieron un problema de este tipo cuando la ejecución de Luis XVI, así que era el momento de que el personaje aprendiese de sus errores, y de paso íbamos a tener la pastelada del día, pero no. La chica coge y se larga por segunda vez, dejando de lado a la persona que supuestamente quiere por aquella a la que odia.

Si nosotros controlando a Arno no teníamos ninguna oportunidad contra la espada que lanza rayos, mucho menos ella. Se enzarza en un duelo contra él y la espada de Elise cae al primer toque. Ahora, desarmada, Germain intenta rematarla. Arno finalmente consigue quitarse los escombros de encima y sale corriendo hacia ellos en slow motion para dar mayor dramatismo. Sigue la tensión, ¿qué pasará?


Germain lanza un rayo contra Elise, que cae al suelo chamuscada. Arno corre hacia ella y trata de reanimarla pero no responde (pero bueno, eso no significa necesariamente que esté muerta, puede estar inconsciente). Lleno de ira, pero manteniéndose firme, Arno camina hasta donde agoniza Germain, y en silencio, muy despacio, muy suavemente, y sin dejar de mirarle a los ojos en ningún momento, le asesina clavándole la hoja oculta por la garganta. Pantalla en blanco.

Está claro que lo hace no sólo para disfrutar (aunque no es el término apropiado) el momento, sino también para asegurarse de que sufra lo más posible y de que le de tiempo a darse cuenta de todo el daño que ha causado mientras su existencia se apaga.

Tenía pensado hablar de los diferentes elementos de combate, en especial del arma final (que aunque te la dan en el DLC, como esta vez ha sido gratis y puedes jugarlo desde el capítulo 4, puedes llevarla encima sin mayor problema en este punto), pero como no ha habido combate propiamente dicho, finalmente no es algo reseñable.


En ese instante, aparecen hablando dentro de sus recuerdos. Allí, Germain explica que heredó el poder de Jacques de Molay, creyéndose elegido para limpiar la Orden de los Templarios de su corrupción hasta que recuperase su esplendor de antaño, y después guiar a la humanidad.

La presentación se acaba y volvemos al mundo real. Germain por fin ha muerto. Arno se levanta, va hacia Elise y acaricia suavemente su cara. Parece que sí ha muerto. Arno coge su cuerpo y se marcha de allí, apenado.

La verdad, es una pena lo este personaje. Podría haber dado mucho juego sirviendo de nexo entre Asesinos y Templarios, como una razón para acabar con tanta lucha, que ambas partes pueden entenderse, porque al fin y al cabo todos son personas antes que cualquier cosa, tal y como demostró su padre. Sin embargo, sólo ha resultado ser una embustera y una manipuladora que juega con los sentimientos de Arno para utilizarle cuando le viene en gana para satisfacer sus vendettas personales, y finalmente lo paga con su propia vida. 


Ahora comienza una presentación en la que Arno va a dejar flores en la tumba de Elise (por tanto se confirma que está muerta), a la que ha enterrado junto a su padre. Mientras va dando un emotivo monólogo en el que critica ese ansia que tienen muchas veces las personas por dejar su huella en la historia y ser recordado por siempre, y que termina con una frase muy sabia que dice así: Lo que hacemos y lo que somos empieza y termina en nosotros mismos, tratando de hacernos entender que hay que aprovechar la vida que tenemos y no perderla pensando en lo que ocurrirá cuando ya no estemos aquí, precisamente por eso, porque no vamos a estar, y lo que pase, dará exactamente igual.


Pero hay otro dato curioso en esa última presentación, y es el hecho de que Arno aparece vestido con el atuendo de Maestro Asesino (de hecho lo desbloqueas al terminar el juego) dando a entender que Arno es readmitido en la orden. 

Finalmente, años después, Arno, vestido una vez más con su atuendo de Maestro Asesino, entra de nuevo en las catacumbas junto a Napoleón, donde todavía está el cadáver de Germain, del cual sólo queda el esqueleto. Arno coge la cabeza y la coloca en una pared junto a muchas otras para que sea indistinguible. Créditos.


¿Y ya? ¿Y la historia de fuera del Animus? Vale, por abrir la boca... Mientras vemos los créditos, habla la chica misteriosa que monitoriza nuestras acciones en el Animus. Ellos querían recuperar el cuerpo de Germain (aunque no queda muy claro para qué) y como Arno lo esconde ya no necesitan buscarlo, porque los Templarios tampoco podrán descubrir su paradero. Y se acabó. Inocente de mí, pasé los créditos pensando que saldría algo más, pero no. Te devuelven a París con el atuendo de Maestro Asesino puesto y la espada de Germain equipada, pero te especifican claramente que ha perdido su poder de lanzar rayos así que sigue siendo mejor la que consigues en Reyes Muertos.


Ahora que el juego ha terminado ya podemos asegurar que la aparición de Napoleón ha sido más bien simbólica. Quedaría un poco contradictorio mostrar la época de Napoleón que se proclamó emperador cuando es una época sobre la lucha contra la monarquía absoluta, por eso lo terminan aquí, pero no deja de ser un periodo incompleto.

El hecho de que no salga nada de fuera del Animus es simplemente porque hasta la propia Ubisoft sabe que ese argumento es insostenible desde que finalizó la trama de Desmond (personalmente creo que se volvió insostenible bastante antes pero eso ya es otro cantar). Después empezaron con personas con el ADN de Desmond y aquí directamente ni vemos a quien está en la máquina. Estamos a un paso de entrar en modo Kingdom Hearts y que aparezcan personas formadas de recuerdos de otros, clones que solo les cambia el color del pelo (bueno o ni eso, sólo hay que ver a Arno) o malos que nacen de la oscuridad del corazón. A un paso.

Dejando a un lado la historia de Arno, que aunque no sea una maravilla, no está nada mal, es una pena que Ubisoft, siendo una empresa francesa, no haya aprovechado para empapar de elementos históricos el título de la saga que se desarrollaba en su propio país, cuando encima todos los elementos están a favor. La Orden de los Templarios es originaria de Francia, así como su disolución. El rey Felipe IV de Francia estaba endeudado con los templarios, y para no pagarles decidió presionar al Papa, que también era francés, para disolver la orden y apresarlos a todos a base de falsas acusaciones. El propio Jacques de Molay fue ejecutado y maldijo al propio rey en el momento antes de morir. Todo esto lo vemos vagamente en la primera escena del juego, cuando la purga ya está hecha.

Además, la Revolución Francesa es uno de los hechos más importantes en la historia de la humanidad, pues supuso el fin del Antiguo Regimen. Deberíamos dar gracias todos los días por todas aquellas personas que perdieron la vida esos días defendiendo algo que ahora consideramos evidente. Claro que uno mira la situación actual y se da cuenta de que no hemos avanzado mucho a pesar de que ya han pasado más de doscientos años. Y realmente, ¿qué hemos visto de la Revolución Francesa? Durante la toma de la Bastilla estamos dentro y aprovechamos el ataque para huir como una rata, ¿el asalto a las Tullerías? Para qué arrestar al rey pudiendo ponernos una misión de robar una carta ¿el Terror? Con que nos lo cuente Elise mientras estamos borrachos en Versalles es suficiente, y a Robespierre le perseguimos para que nos de la ubicación de Germain, que mate inocentes a diario no nos importa. Y Napoleón, mejor que no salga demasiado, no vaya a ser que alguien se de cuenta de que el país que comenzó luchando contra la idea de que todo el poder recayera en una sola persona, en el fondo de lo que más orgulloso está es de su etapa imperial en la que eran ellos quienes masacraban a los demás. Menos mal que al menos tuvieron la decencia de poner la ejecución de Luis XVI, que si no ya es para coger el juego y tirarlo por la ventana. 

Con el final pasa lo mismo que con el resto del juego. Sí, Germain existió de verdad, pero era un platero (un artesano que fabrica objetos con plata), un mindundi para entendernos. El desenlace no tiene ninguna repercusión histórica, cosa que sí pasa en prácticamente todos los anteriores. En Assassins Creed II te enfrentas al Papa Alejandro VI (aunque no llegas a matarle porque no muere ni en ese momento ni de esa forma) en Assassins Creed la Hermandad a Cesar Borgia, en la misma batalla en la que murió en la realidad, e incluso en la mierda del Assassins Creed III te enfrentas a un General que rivalizó con George Whasington y pudo haber ocupado su lugar, pero aquí nada. Absolutamente todo el argumento del juego se podría haber desarrollado en cualquier época y nadie notaría ni una sola diferencia. Si fuera cualquier otro juego no pasaría nada pero en un Assassins Creed es algo intolerable. Evidentemente no pido que se desarrollen los acontecimientos exactamente igual que ocurrieron en la realidad, pero sí que como consumidor note que el producto que me han vendido ha sido hecho con mimo y mucho esfuerzo en todos los sentidos, cosa que aquí no pasa en numerosos aspectos.

En definitiva, Ubisoft tenía todo a su disposición para colocar este juego en la historia al igual que lo está su propio país, pero en su lugar decidió hacer caja sacándolo a toda prisa, con bugs, y totalmente apartado del contexto histórico en el que se desarrolla. Es decir, sacando un juego mediocre con un final mediocre. Disfruta de tu dinero Ubisoft, es lo único que te has ganado.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre


7 comentarios:

  1. Toda la razón, además me da a pensar que la gente solo ve de bueno en AC, el hecho de salir por las calles a matar, no ven nada más... por cierto, no me gusto nada que acabaran con la vida de Elise, esta vez podrían haber dejado que el final acabara bien, saludos!

    ResponderEliminar
  2. un desastre el final, todo lo bien que estava el juego y el final a jodido todo ......😞

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post, nada mas que decir porque ya lo has dicho todo, si tengo que opinar, opino lo mismo que tu aunque si tengo que decir que lo que mas me ha indignado ha sido que no haya habido salseo con la historia secundaria, me hubiese gustado que se hubiera levantado del animus, que se mirara en un espejo, y a buscar los restos de Germain, y de paso que Desmond siguiese vivo o algo así xD

    ResponderEliminar
  4. ¿Pero de que vas? Ten un respeto a Assassin's Creed 3 ya que tiene u a historia importante y te hace dudar a cerca de los templarios. Vaya fan de mierda de la saga, no todos los juegos serán como el 2 pero almenos intenta endender la filosofía de los otros juegos.

    ResponderEliminar
  5. comparto tu opinion sobre los demas AC pero no compato mayoritariamente lo que dices del AC UNITY ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dio mucha pena que no se aprovechara un contexto histórico tan rico como la Revolución Francesa, siendo la compañía desarrolladora de Francia.

      Eliminar