sábado, noviembre 21, 2015

Ese Gran Final... Pokemon Edición Plata SoulSilver




Esta edición de Pokémon es diferente. Por primera vez, el juego no se acaba cuando terminas la Liga, y no hablo del desbloqueo de una pequeña área para alargar la vida útil del título. Hablo de avanzar hacia un mapa igual de grande que el acabábamos de completar, que si bien se puede recorrer más rápido gracias a que tenemos todas las MOs, también cuenta con los mismos objetivos que el mapa original, conseguir una segunda ronda de ocho medallas de gimnasio. Para colmo, no se trata de una zona normal, se trata de Kanto, que otorga un gran peso argumental, permitiéndonos averiguar qué ha pasado con muchos de los personajes que conocimos en las primeras ediciones. En su mayoría han avanzado considerablemente en su posición social, aunque, como en cualquier parte, unos más que otros. Todas estas pruebas sirven para confirmar que aunque a ti te salgan los créditos al pasarte la Liga, lo que estás haciendo ahora no es un simple postgame, estás continuando el modo historia porque no ha terminado, simplemente.

Hay alguien del que todavía no hemos sabido nada, a pesar de haber pasado incluso por su propia casa. Seguimos sin saber donde está esa persona, pero de momento podemos seguir las pistas. Al derrotar a Azul, líder de gimnasio de Ciudad Verde, nos dan la opción de acceder a una nueva mazmorra. El Monte Plateado. Cuando la atravesé, pensé que podía haber algún Pokémon legendario al otro lado, pero realmente sabía que era mentira. Sabía perfectamente lo que iba a encontrarme al otro lado, lo que quería encontrarme, y lo que finalmente encontré. Allí, en todo lo alto, solitario y tranquilo, estaba él, haciendo honor al refrán que cuenta que cuando llegas a la cima estás muy sólo. Precisamente por esto le han puesto a lo alto de una montaña.



Tras admirarle durante unos segundos, finalmente me decidí a acercarme e intentar hablar con él. Pero no hubo respuesta alguna. Tan sólo unos puntos suspensivos, una mirada, un gesto, y comienza el combate. Aquí está, después de tanto tiempo, de tantas horas tratando de averiguar qué le ha ocurrido y hasta donde ha llegado, por fin le tenemos delante, y podemos tener el placer de enfrentarnos a él. Sin ninguna duda, no hay rival mejor que el protagonista de las primeras ediciones, ¡¡el entrenador Rojo!!


Por si a alguien le queda alguna duda, el entrenador Rojo NO es Ash. El entrenador Rojo es un personaje respetable que se curra sus combates y gana siempre por sí mismo, no un mindundi al que le regalan la mitad de las medallas por cargarse al Team Rocket (claro, normal que luego no llegue a nada en la Liga).

Antes de comenzar con Rojo, hablemos un poco de nosotros mismos. Pokemón Oro y Plata, originalmente, contaban con 251 criaturas, mientras que en el ramke para DS la cifra asciende a 493, con la particularidad de que el Pokémon que tengas en primer lugar va detrás de ti casi en todo momento (menos en gimnasios y otros sitios puntuales). Puedes llevar a cualquier criatura de esas 493 encima, y en mi caso, me hice con un equipo que llevaba mucho tiempo queriendo llevar. Un party con seis de las siete evoluciones de Eevee (sí, siete, la octava todavía no estaba inventada). El problema estaba en quien dejar fuera. En principio quería dejar fuera a Vaporeon que es el más feo, pero si ya es complicado ir por la vida sin Vuelo por llevar a seis criaturas terrestres, ir por el mundo sin Surf era misión imposible, así que tuve que descartar a Umbreon, pese a ser uno de los más bonitos. Para colmo, en el Monte Plateado, para llegar hasta Rojo, la única MOs estrictamente necesaria es Treparrocas, y ninguno podía aprenderla. Repito, es para llegar hasta Rojo, para explorar la cueva en su totalidad hacen falta otras. Así que a última hora tuve que cambiar a Espeon por Mewtwo que sí podía aprenderla, lo cual no me hizo ninguna gracia, pero es lo que hay,

En definitiva, una edición más, Pokémon te permite libertad para llevar cualquier criatura encima haciendo el equipo que te de la gana, pero en esta ocasión, al requerir atravesar una mazmorra avanzada, te obliga a que por lo menos uno de tus miembros pueda aprender Treparrocas. Es una pequeña limitación, pero sigue siendo una limitación que las otras ediciones que terminaban en la Liga Pokemon no tenían.

Fuera de preámbulos, el entrenador Rojo saca a su primer Pokémon. Un Pikachu en el nivel... ¡¡88!! ¡¡¡Ochenta y Ocho!!! En la versión original de Game Boy Color, estaba en el 81, que ya era una barbaridad, y aquí lo han subido siete niveles más... Por suerte o por desgracia, esta no es la única diferencia respecto a la versión original. Iremos comentado todas, pues más de una son cambios, no trascendentales, pero sí lo suficientemente relevantes como para que el combate contra ese Pokémon en concreto cambie totalmente.


Desgraciadamente, por mucho que esté en el 81 o en el 88, Pikachu no es rival fuerte. Es un Pokémon con una defensa física muy baja que cae con facilidad. Tiene una alta velocidad, pero basta con que aguantes su ataque para que te lo puedas liquidar en un par de turnos, aunque tengas muchos niveles por debajo (yo llegué con 60 y pico más Mewtwo en el 70).

El combate continúa, ya dependiendo de quien hayas sacado tú. en esta ocasión, Rojo decide sacar a Blastoise. Como no podía ser de otra manera, el entrenador Rojo comenzó su aventura eligiendo entre Squirtle, Bulbasaur y Charmander, por lo que era de esperar que uno de estos apareciera por aquí.


La principal diferencia con el Blastoise de Game Boy Color, aparte de su mayor nivel (todos tienen más nivel que en la GBC) es que tiene Hidrocañón, un ataque que por entonces no existía, en lugar de Danza lluvia. Esto convierte a Blastoise en una criatura mucho más temible, que además tiene Vestisca, por si se te ocurre intentar enfrentarlo con un Pokémon tipo planta. A pesar de todo, es moderadamente sencillo de vencer.

En tercer lugar nos encontramos con Snorlax. Personalmente, a una persona como yo, que siempre suele tirar de Pokémon elementales para su equipo, prescindiendo casi en su totalidad de golpes físicos, Snorlax es simplemente una putada. Nunca tengo por donde cogerle, y aunque lo consiga, cuando estoy cerca, hace descanso y me arruina todos mis esfuerzos. Así una y otra vez, en un ciclo infinito. Sin embargo, este Snorlax es especial.


Snorlax es uno de los Pokémon que más cambios ha sufrido respecto a su versión original. Mientras que en Game Boy Color contaba con Golpe Cuerpo, Descanso, Ronquido y Amnesia, una auténtica máquina de matar equipos hechos por mí xD En Nintendo DS cuenta con Bola Sombra, Ventisca, Giga Impacto y Triturar. Vamos, nada que ver. Aunque lo han vuelto más polivalente con ataques de varios tipos para que pueda enfrentar mejor lo que se le ponga por delante, quitándole Descanso, su movimiento clave, lo han hecho mucho más sencillo de derrotar. Por mucho que cueste bajarle la vida, por mucho que aguante, si cuando cae ya no se levanta, no hay mayor problema. No es como antes que se me tenían que alinear los planetas para vencerlo.

Mi sorpresa fue grande al ver a Venusaur, porque me demostraban que el entrenador Rojo al que me enfrento no es el prota de Pokémon Edición Rojo, sino de Pokémon Edición Amarilla. Aunque tuviera el Pikachu en primer lugar, no significaba nada. El Bosque Verde está lleno de ellos, pero tener a dos iniciales sí es prueba suficiente, lo que además nos confirma otro refrán, que no hay dos sin tres, pero eso es algo que veremos un poco más adelante.


Venusaur está mejorado respecto a la GBC. Tiene somnífero y Planta Feroz, otro ataque que no existía, como le pasó a Blastoise, pero a cambio le han quitado Rayo Solar por Bomba Lodo, perdiendo su ataque más característico. De todas formas, sigue siendo un Pokémon de tipo planta, y como tal, es raro que no tengamos a alguien en el equipo que se lo pueda quitar de en medio con facilidad.

Ahora viene el cambio más contundente respecto a la versión original. De pronto, Rojo saca a Lapras, cuando en la GBC tenía un Espeon. Puedo entender que, al igual que Snorlax, Eevee (futuro Espeon) y los tres iniciales, Lapras es un Pokémon que te regalan a lo largo de la aventura y sólo puedes tener uno, y por eso hayan decidido cambiarlo, pero pierde todo sentido cuando descompensas el equipo con dos Pokémon de agua a costa de uno tan necesario como el Psíquico.


Eso sí, olé por Lapras. Es uno de los Pokémon más hijos de su madre que existen. Tiene un nivel de PS muy alto, altísimo podríamos decir (salvo si lo comparamos con un Chansey o su evolución, claro) y encima tiene una defensa especial bastante decente. Sin ir más lejos, el gameplay del que estoy cogiendo las capturas, como podéis ver, se están enfrentando a él con un Lugia que le supera en nivel, tirándole un Trueno tras otro y es que da igual, aguanta el colega como un campeón. Encima, Rojo le va curando con Restaura Todo. Pues imaginaros lo que tuve que pasar yo con veinte niveles menos... Sin duda fue el más difícil de todos.

Y por último, como no podía ser de otra manera, ahí está. El tercer inicial en su máxima evolución. El Pokémon favorito de muchos y con el que todos hemos compartido una aventura en las primeras ediciones. Había dos, pero están los tres. Entrenador Rojo saca a Charizard.


Al igual que los otros dos, también tiene un ataque de fuego que no existía en la segunda generación, volviéndose algo más temible, pero siendo sinceros, no es de los más difíciles. Es normal. Desde el principio, Charizard debió haber sido Fuego/Dragón, pero como todos sabéis, es Fuego/Volador. Aunque esto es algo que han solucionado con la Mega Evolución, aquí todavía no estaba presente.

Al terminar el combate, el entrenador Rojo desaparece. Me gustaría decir que esto tiene un trasfondo misterioso y un gran significado para endiosar todavía más esta edición, pero desgraciadamente no es así. Simplemente es un guiño a las primeras ediciones. Al igual que al principio no habla porque cuando lo controlas tú en R/Az/Am nunca habla, cuando pierde desaparece porque cuando lo controlabas tú y perdía se quedaba la pantalla en negro y te mandaban al centro Pokémon instantáneamente. Eso sólo eso.


En cuanto desaparece, se guarda la partida y salen los créditos. Fin.

Bueno, está claro que el final no es perfecto ni mucho menos, pero es una clara declaración de que las cosas se pueden hacer mejor, pero que por desgracia no se han vuelto a hacer. Ya que la base del juego supuestamente es la captura y no el combate, para que quedase redondo, derrotar al entrenador más poderoso debería darte acceso al Pokémon más poderoso, el Arceus de turno, ganándote el derecho a intentar capturarlo frente a la persona que has derrotado, y todo esto conducido por un adecuado hilo argumental. No creo que sea tanto pedir, pero seamos sinceros, no tiene pinta de que vayamos a verlo nunca. Pero bueno, siempre nos quedará esta magnífica edición.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre




3 comentarios:

  1. No has pensado en jugar los Pokemon B&W y B&W2? Al principio estaba esceptico, pero son los Pokemon, que en mi opinión tienen la mejor historia, y una duración increible para un juego portatil. Simplemente te los recomiendo, en especial el White 2 porque es como el Kanto del Pokemon Silver, pero extendido por 100. Un saludo desde México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empecé el Blanco 1 y todo me parecía un quiero y no puedo, y el Pokémon con forma de bolsa de basura no ayudaba xD Pero sobre todo me dolió el tema de que no aprovecharan para meter el tipo luz y poner a los legendarios uno de luz y otro de oscuridad. Pero bueno, si me dices que vale la pena, me lo replantearé. Gracias por tu interés.

      Eliminar
    2. Yo también te recomiendo en Blanco y Negro, su historia es muy buena, y presentan al mejor villano de un juego de Pokémon Geichis.

      Y sí, vale que la puta bolsa de basura y el puto helado y el puto dopado son engendros sin nombre, pero hay un total de más de 150 bichos nuevos entre los que elegir, nadie te obliga a usar solo a esos esperpentos. Además, como si en las demás generaciones no hubiera atentados a la vista ni nada.

      Eliminar