jueves, diciembre 31, 2015

Ese Gran Final... The Legend of Dragoon



Cerramos 2015

Después de avanzar hasta el núcleo que la Luna que Nunca se Pone, indagando por los corazones de los personajes, venciendo sus miedos y descubriendo verdades ocultas, finalmente llegamos hasta Shana, que está cautiva en una cápsula de energía.


Dartz corre a rescatarla, pero su padre aparece para cortarle el paso. Además de alejarle de Shana, también le roba el espíritu del dragón de fuego y se adueña de él. Como antiguo Dragoon, el dragón responde a su llamada.


Zieg se transforma en Dragoon y comienza el combate. Al haber robado el espíritu de su hijo, ahora no podemos transformar a Dart, pero todavía nos quedan los otros dos personajes. Del mismo modo, al usar los poderes de su hijo, Zieg no muestra ningún ataque que no hayamos visto ya, sólo lo mismo que puede hacer Dart transformado.


Pensaba dejar este párrafo para más tarde, pero mejor no. Este juego es duro. Durísimo, jodidamente duro. No por dificultad, sino por limitaciones. Los únicos comandos que tiene son ataque, defensa, magia y objeto, pero con el pequeño inconveniente de que sólo puedes usar los objetos sin transformar y la magia transformado. Por tanto, no te puedes tirar una poción mientras estás transformado, ni hacer una magia curativa (si la tiene tu personaje, claro), sin estarlo. Tampoco se puede desactivar la transformación, hay que esperar a que se gaste del todo, y para rematar, sólo puedes llevar 32 objetos en el inventario, entre pociones, revivires, hechizos en forma de objeto, objetos para restaurar la barra de magia o la de Dragoon, etc... Así que no te puedes cargar hasta los dientes, como por ejemplo, en el Pokemon, y pasártelo por las malas. Muchas veces, el problema no está en que no sepas que hacer porque el enemigo sea demasiado poderoso, sino porque sabes lo que tienes que hacer y no puedes, por alguna de estas limitaciones. 


Por suerte, el padre de Dart es bastante simpático y hace ataque de objetivo único la mayoría del tiempo, y el ataque final de Dragoon, la invocación del dragón, lo hace una vez nada más, así que no da muchos problemas. Pero dudo mucho que esto termine aquí, y como ya ha ocurrido en el pasado, esto se puede poner muy peligroso.

Al derrotarle, ocurre algo inesperado. Sus ojos se vuelven de color verde, y una misteriosa voz dice Ya no necesito este cuerpo (que deja vu del Majora).


El cuerpo de Zieg cae al suelo, y un espíritu sale de él. Se trata de Melbu Frahma, antiguo líder de los Alados durante la Campaña del Dragón, y supuestamente asesinado por el propio Zieg.


Muy bien. la verdad, no me lo esperaba para nada. Con el padre de Dart como malo al final del CD3 creía que se habían acabado todas las sorpresas en ese sentido. Me alegra ver que no era así.

La explicación llega rápidamente. Aunque, en efecto, Melbu Frahma fue asesinado por Zieg, en el último momento le echó un conjuro para adueñarse de su cuerpo transfiriendo su alma.

Melbu no pierde el tiempo, y enseguida hace que Shana entre en contacto con el núcleo de la Luna que Nunca se Pone, y dar la vida al Virage Embrión. La verdad, esto ha sido un poco decepcionante, porque simplemente la tocan unos tentáculos y ya está. Yo me imaginaba que se la tendría que comer o fusionarse, o algo.

El que si se fusiona el Melbu Frahma, que una vez nace el Virage Embrión, se funde con él, dando lugar a nuestro último enemigo.


El combate está a punto de empezar, cuando Lloyd hace su aparición. Era lógico pensar que un tío que vuela no se muera por caerse al vacío, pero sinceramente, a estas alturas ya me había olvidado de él.


Lloyd decide enfrentarse en solitario a Melbu Frahma, del quien se siente traicionado. A pesar de que Lloyd ataca con todo su arsenal y hace su magia más poderosa, finalmente, Melbu le alcanza con un rayo de energía desde un dedo en plan Freezer, y cae derrotado.


Abatido, Lloyd decide darle a Dart el espíritu del dragón divino, para ayudarle a derrotar a Melbu Frahma. Acto seguido, muere.

¡Lo sabía! No porque sea más listo que nadie, sino porque han dejado una prueba evidente. En el menú, donde te salen los espíritus que tienes en cada momento, aunque se suponía que ya tienes todos desde hace tiempo, seguía habiendo hueco para uno más. Sinceramente, no he acertado del todo, pues creía que Lloyd se iba a unir al party antes o después, pero bueno, la teoría de que ahí habría un espíritu más antes o después sí que se ha cumplido.


Ahora sí, comienza la última batalla. ¡Te dejan guardar! Que mala sensación me da eso... Seguro que por algo será...

Comenzamos el combate, ¿qué es lo primero que tenemos que hacer? Pues probar el nuevo Dragoon y hacer alguno de sus ataques :D Puesto que en el vídeo salen tanto el nuevo Dragoon como el el Jefe Final, no voy a ponerlos en imagen también.


La verdad, no me convence del todo la transformación. Le han puesto un parche raro que parece Vyse el del Skies of Arcadia, y la armadura casi parece un Magitek. Demasiado recargada. Cuando la llevaba Lloyd quedaba bien, no sé a raíz de qué vienen estos cambios. Ahora que lo pienso, por la forma del espíritu en el menú, con esa franja roja... Seguramente se hayan fusionado el de fuego y el divino y de ahí el cambio.

Me preocupé un poco al ver todos esos tentáculos alrededor de Melbu Frahma, pero por suerte, son casi de adorno. Apenas quitan, y caen de dos ataques de objetivo múltiple. Entonces ya queda sólo (no le vuelven a crecer) y podemos ponernos a realizar el otro ataque final, Cañón Divino.


De pronto, el escenario cambia. Poco a poco, va simulando el proceso de la creación. En un primer momento, no hay nada, Aparecemos flotando en el aire. Melbu Frahma también cambia, se vuelve más feo de hecho, y sus ataques también se ven modificados. Primero te hacen ataques de objetivo único con un sable láser de Star Wars, y luego absorbe a un miembro del party a su interior, para luego precipitarlo contra un aliado, causando daño a ambos.


Continúa el combate, y el escenario sigue cambiando. Ahora, ya aparece la tierra, aunque no hay seres vivos. También se produce un ciclo de día y noche dentro del combate. Asimismo, Melbu Frahma vuelve a cambiar, convirtiéndose en una especie de nave.

Sus ataques vuelven a varias, pero ya no se limita a dos como antes, si no que va alternando entre varios, algunos nuevos, y otros ya vistos anteriormente durante el juego, dándole algo más de gracia al combate. También vuelven los enemigos de apoyo. Antes eran tentáculos, ahora bolas de luz que estallan. Aunque tampoco causan mucho daño.


Después de otro rato, el escenario cambia por última vez. Los seres vivos hacen su aparición, comenzando por los peces y acabando con los humanos. El escenario termina por convertirse en una plataforma hecha con restos humanos, y Melbu Frahma cambia de forma otra vez.


Aquí me quito el sombrero del todo por la variedad de ataques del enemigo. Aunque sigue haciendo magias básicas de vez en cuando, también otras que no habíamos visto nunca como un tornado que se traga todo, o cosas tan curiosas como hacerte una foto, sacar un holograma tuyo de la foto, pegar al holograma y que luego el daño lo sufras tú.

En cambio, también tiene su parte negativa, pues recurre a alteración de estados, y estuvo a punto de matarme cuando confundió a dos de los tres personajes que llevaba. Menos mal, porque si llego a tener que repetir el combate con todas sus fases y lo largo de cada una me da algo.


Todo el combate viene acompañado de su Final Battle Theme. Que se para cada vez que hay un cambio de escenario, pero luego vuelve a empezar cuando se reanuda el encuentro.

video

Cada vez que matamos a un jefe, una vez derrotado, Dart aparece aproximándose y rematando al jefe en cuestión de un espadazo. Aquí lo remata con un Cañón Divino :o 

Inmediatamente después de terminar, comienza la cinemática de final del juego. Aun derrotado, Melbu Frahma se niega a aceptar su destino, y envuelto en llamas, intenta seguir atacando. Rose se acerca a Zieg, que una vez libre ya ha recuperado su ser, y juntos detienen a Melbu Frahma, dando tiempo a los demás para escapar, a cambio de sus vidas, claro.


Bueno, esto es algo que ya se veía venir. Rose lleva diciendo mucho tiempo que todavía no podía morir, y que irá con sus compañeros muertos adelante. Estaba claro que algo así iba a pasar, aunque no esperaba que Zieg estuviese siendo manipulado y terminaría muriendo con ella. A pesar de que estuviese avisado, no deja de dar penilla, Rose molaba.

Todos consiguen salir de la Luna que Nunca se Pone, que estalla en una poderosa explosión. Sin mayor dilación, empiezan a salir los personajes, viviendo su vida después de la aventura. La mayoría de ellos vuelve a casa, salvo Albert, que además vemos su boda. Por último, Dart y Shana se encuentran, se abrazan, y por fin pueden estar juntos sin que nadie les separe. Fin.


Vaya, una de cal y otra arena. Por un lado, estoy muy contento de lo bien montada que está la batalla contra el Jefe Final, y muy agradecido de que se hayan guardado alguna sorpresa para el último momento. Pero por otro lado, es una pena que la motivación de Melbu Frahma sea simplemente cumplir con la voluntad de Soa, y que por tanto, no tenga un objetivo propio. También, ya que el juego, en su totalidad, no sólo el final, es lento, no veo motivo para hacer la presentación final tan a saco sin pararse a contar un poco mejor las cosas. Sobre todo la parte de lo que le ocurre a los personajes después, no son más que unos segundos para cada uno. Y para otra vez, desarrolladores, no dejéis un hueco en el menú para un espíritu que van a darnos en el último minuto del juego, anda, que canta jaja.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario