lunes, mayo 02, 2016

Ese Gran Final... Starfox Zero



Después de derrotar al Gigarilla y salvar Corneria por segunda vez, un holograma gigante de Andross aparece para marcar paquete y acojonar un poco al personal. Sin embargo, Fox, lejos de asustarse, acepta el reto de derrotar a Andross, y además decide hacerlo solo. Haciendo uso del turbo, se mete dentro del vórtice cuando se está cerrando, dejando a sus amigos atrás.


Al otro lado del vórtice se encuentra en una dimensión a medio camino de Venom, donde el general Pepper ha terminado también, acompañado de la torre de Corneria. Allí, Pepper nos cuenta la historia de Andross. Lo típico, científico loco que el principio era bueno pero se le va la olla y empieza a utilizar sus inventos, en este caso los vórtices, en su propio beneficio. Por ese motivo, le desterraron a Venom a través de uno de sus vórtices.


La dimensión intermedia por fin termina y finalmente llegamos a Venom, donde el Star Wolf nos da la bienvenida. Para mi sorpresa, las naves de Star Wolf también se transforman, y esta es la primera vez que lo hacen. De todas formas, te enfrentas más de una vez al Star Wolf y hay un par de planetas que todavía se me resisten, así que no estoy totalmente seguro, pero viendo la frase de Leon yo diría que esta es la única vez que lo hacen.


Starfox nuevo, remix del Star Wolf theme nuevo. Igual de grande que siempre, pero con otro toque.

video

A pesar de que estás completamente solo frente al Star Wolf, hay que decir que el hecho de que las naves se transformen es una ventaja. Cuando cambian a la forma cuadrúpeda, se ponen a dar vueltas por ahí, justo delante de ti, y claro, son un blanco muy fácil. Además, en esa forma apenas disparan. En otros Starfox, sobre todo en pantallas en las que Falco, Slippy y Peppy caían en combate, se ponían las cuatro naves detrás de ti y no había manera. De tosas formas, siguen siendo cuatro contra uno y algo de cuidado hay que tener, pero con la cantidad de anillos que hay alrededor del planeta, con calma sale.


Al derrotarlos, pasamos al interior del planeta. Nos encontramos con pasillos que se bifurcan, y según nuestras elecciones, conseguiremos un bonus u otro. Al principio parece que son iguales que los de la Nintendo 64 pero en azul, pero pronto empiezan a surgir bloques y paredes que por lo menos harán que nos entretengamos un poco, evitándolos de camino a Andross.


Y de pronto, sin venir a cuento, aparece James McCloud, el padre de Fox.


Bueno, por un lado me alegro de que, aunque este juego sea un reboot del Starfox 64, el final no sea calcado, algo que además ya estaban demostrado al meter transformaciones también en las naves del Star Wolf. Sin embargo, de verdad que la aparición de James es en el momento más insulso e innecesario. La justificación que te meten es que guía a Fox hasta Andross. En la 64 te guiaba para huir porque todos los túneles acababan en Andross, aquí se ve que no.

Después de seguir a James a través de un par de bifurcaciones más, terminamos llegando hasta Andross.


Y aquí encontramos otro punto positivo. El combate final también parece diferente a la 64. De entrada, Andross está completamente recubierto de una capa de cristal hecha con piezas del tetris, por lo que no podemos causarle daños.


Antes de que puedas ponerte a pensar qué hacer, Andross ataca. Un montón de rayos láser salen del interior de la fortaleza de cristal, que además gira, y los rayos con ella, obligándonos a centrar toda nuestra atención en esquivar, para no ser destrozados por alguno de ellos.


Y aquí viene el fallo que podría haber explicado la aparición de James McCloud, pero que se queda en un quiero y no puedo. Lo que podría haber sido una batalla padre e hijo contra Andross, simplemente con James de apoyo como si fuera Falco o cualquiera de los otros, se queda en un Fox se juega la vida y James se queda mirando...

Eso sí, te da un consejo, que prestes atención, ¿a qué? Pues al gamepad, porque en la vista de cabina, podemos ver ciertas iluminadas. Son los huecos que hay en la pared de cristal, que no está totalmente cerrada. A través de ellos, podemos llegar a Andross, donde nos espera la batalla clásica. Destruir sus manos, y después la cabeza. 

No obstante, el interior del cristal es un espacio muy reducido en el que no se puede maniobrar correctamente. Además, enseguida, Andross recurre a su ataque de los rayos de energía giratorios. Dicho ataque comienza con una liberación de energía en el interior, y si no sales pitando rápido de ahí, ya se encarga la onda expansiva de catapultarte fuera.


Vale, soy mongolo, así no se puede. Resulta que en el interior del cristal hay una pequeña plataforma que da toda la vuelta, en la que puedes apoyar el walker, maniobrando con mucha más facilidad.


Parece que tenemos otro punto a favor. Un juego de Nintendo aprovechando nuevas características en el final del juego y si no sólo en puntos concretos de la aventura, ¡increíble! Tal vez tenga algo que ver que no lo ha desarrollado Nintendo jaja Me gustaría decir que esto puede ser un precedente para ver un combate doble en la Liga Pokemon, un Mario en el que no haya que rescatar a Peach, o un Zelda en el que Zelda haga algo útil, pero seguro que sería que no...

Además, también se salta la regla de Nintendo de los tres toques. No hay que atacar tres veces a cada mano para destruirla, son cuatro o cinco, aunque parece que depende de cómo distribuyas los ataques. También hace alguna cosilla más que aplastarte y darte puñetazos. Te atrae con unos rayos en plan hilos de marioneta pero eléctricos, te coge con una mano y te estampa contra la pared de cristal.

Una vez nos hemos deshecho de las manos, pasamos a la cabeza. Esta vez no hay que darle en los ojos, sino en la boca, algo que me parece más justo la verdad, eso de disparar en los ojos a alguien, por muy malo que sea, hay que respetar unos límites...


Una vez le hemos destrozado la boca, no muere, sino que se queda atontado. Estaba claro que algo había que hacer. Al principio se me ocurrió meterle una bomba por la boca como en la 64, pero creo que hicieron el modelado de Andross hueco precisamente para que descartáramos esa idea. 

No tardó en recuperarse del atontamiento y volver a atacar. Unos rayos láser por los ojos, muy típico, pero girando sobre sí mismo y variando la altura en cada vuelta. Fue entonces cuando me di cuenta, ¡tiene algo detrás! Un núcleo, al que sólo te puedes acercar mientras está atontado. Ahora que queda todo al descubierto, ya sólo falta terminar de eliminarle.


Al igual que en la 64, cuando Andross ve que su final es inevitable, intenta arrastrarte con él. Esta vez no explota, sino que te persigue para atraparte y que la explosión de Venom te atrape. En medio de la huida, tenemos un pequeño duelo en que la cámara está mirando hacia atrás, y hemos de esquivar a Andross, que simplemente se acerca para devorarnos.


Es entonces cuando James hace su aparición estelar, y digo aparición, porque este es el momento en el que debería haber aparecido. El arwing de James y el de Cloud se cruzan por un instante, para que James pueda decirle unas últimas palabras a su hijo.


Acto seguido, James se inmola contra Andross, evitando así que mate a Cloud. Ahora sí, Andross estalla, y la onda expansiva nos persigue de cerca.


Tras duros esfuerzos, Fox consigue escapar de Venom. A las afueras del planeta le reciben el Great Fox y sus compañeros, pero no les hace ni caso. Ensimismado, comienza a mirar por todas partes, buscando algún atisbo de la nave de su padre, algo que le sirva para probar que sigue con vida. Desgraciadamente, no encuentra nada, y ante la insistencia de Slippy, termina por contestar a la llamada del grupo.

Ya de vuelta, el general Pepper recibe a todo el equipo Starfox. Además de darles las gracias, les ofrece un puesto en el ejército, pero ellos lo rechazan, prefieren la libertad del mercenario. Antes de empezar los créditos, nos comentan que el juego está dedicado a los aviadores caídos en combate (supongo que en la segunda guerra mundial...). Fin.


Como curiosidad, al final de los créditos, aparece la factura del equipo Starfox por los servicios prestados. El precio varía en función de los enemigos abatidos en combate. Mola escuchar de fondo la voz del general Pepper quejándose de lo caro que es jaja


En definitiva, nos encontramos con un final de Starfox, el cual, a pesar de tener sus defectos, puede presumir de contar con identidad propia, algo que por ejemplo, Starfox Adventures no puede decir.


Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario