viernes, junio 03, 2016

Ese Gran Final... Assassins Creed Syndicate



Después de ver cómo los parlamentarios torean a Dalip al solicitar la independencia de la India (en fin, ingleses, que voy a decir que no sepàis), en agradecimiento por la colaboración, nos rebela que los planos están en el palacio de Buckingham. Que casualidad, si teníamos que ir allí ya de todas formas para evitar el asesinato de la reina...  Bueno, conveniencias aparte, son planos del propio palacio, no resulta extraño que estén dentro del mismo.

Jacob recoge a Evie con el carruaje previamente... digamos tomado prestado, y en sus mejores galas, los dos hermanos acuden a la recepción en palacio.


Enseguida se separan y controlamos a Evie. Hay que robar los planos, pero claro, estamos en una visita a palacio, no dejan entrar con armas, y para colmo, con el pedazo vestido que lleva Evie no sólo no podemos escalar por las paredes, ni siquiera podemos correr. Toca recurrir a otros métodos.

Lo primero, robar la llave de la sala donde están los planos, eso es sencillo. Después se empiezan a complicar las cosas. Secuestrar a un guardia y pasar por delante de todo el mundo como si no pasara nada.


Si andamos despacio, muy despacio mejor dicho, el área de detección es muy pequeña, pero inclinar un poco más de la cuenta el stick hace que crezca hasta volverse enorme, y cualquiera que pase delatará nuestras acciones.

En la planta de arriba la cosa se complica. Hay dos guardias delante de la puerta, y no podemos abrirla y seguir le secuestro a la vez. Toca cambiar de táctica.


Queda claro que con dos guardias y sin armas, la posibilidad de quitárnoslos de en medio con sigilo está descartada, pero si nos descubren no podemos luchar ni con los puños, es desincronización directa. Toca buscar otro camino.

El guardia ya nos nos sirve de nada, así que lo noqueamos y que se quede dormidito. Ya algo más libres, buscamos otro camino. En la habitación de al lado hay unos guardias muy entretenidos mirando por la ventana. Perfecto, pasamos a la habitación por ese lado y los planos ya son nuestros.


Ahora que sabemos donde está la cripta que guarda el sudario (por cierto ni sabía lo que era un sudario, tocó buscarlo en google xD), toca ir a por él. Pero de camino, la esposa del primer ministro nos coge por banda, alegando que quiere presentarnos a alguien. ¿A quién? Como no podía ser de otra manera, a la reina Victoria.


Jaja, que bien hecha está. Aunque le han disimulado un poco los ojos saltones que tenía.

Tras un encuentro protocolario, Evie vuelve a intentar escapar, pero ahora es un hombre quien la detiene. Crawford Starrick, personaje al que le dieron su papel tras su gran actuación como protagonista de The Order: 1886 jaja. Sin ningún pudor, la agarra de la mano y obliga a Evie a bailar con él.


Aprovechando que sale, hasta ahora todos los enemigos de un Assassins Creed habían existido en la vida real. La importancia ha ido a menos últimamente, pero bueno, ahí estaban. Sin embargo, no sé si será cosa mía, el caso es que no he sido capaz de encontrar un dato que justifique la existencia de este hombre en el mundo real.

El baile tiene truco. Starrick señala el tejado, donde algunos de sus esbirros, disfrazados de guardias, apuntan hacia el público. Supongo que además de a Evie, también a la reina Victoria.

Cambiamos a Jacob. Lo primero es recuperar nuestras armas. Abberline, nuestro contacto en la policía (este sí que existió de verdad), nos las devuelve. Es la hora de usar la vista de águila para identificar a los guardias impostores, y de paso liberar a los originales, cautivos.


Arreglado todo, le hacemos una señal a Evie desde el tejado, momento en el que Evie asesta un rodillazo a Starrick y aprovecha para escapar. Sin embargo, lo que no se da cuenta hasta que es demasiado tarde, es que durante el baile, Starrick le ha arrebatado el colgante necesario para conseguir el sudario. Como sigue con el vestido puesto, no puede correr tras él, así que manda a Jacob mientras se cambia.

Sin perder un segundo, sale disparado hacia la cripta, pero ya es tarde. Starrick ha llegado antes y está cogiendo el sudario. Tenemos la oportunidad de acercarnos sigilosamente y asesinarlo. Y ya que lo suyo es aprovechar las características únicas de cada juego, no hay nada mejor que un asesinato desde tirolina.


Pero, un momento, todo esto me suena. Acabo de tener un deja vu. Concretamente, del Assassins Creed II, donde la situación es calcada. En aquel título, asesinábamos al Papa desde lo alto en la catedral de San Pietro, pero luego regeneraba la herida gracias al fruto del Edén, ¿pasará lo mismo?

Casi, pero no. Antes de poder asesinarlo, Starrick bloquea nuestro ataque, y ya con el sudario puesto, comienza a estrangular a Jacob.


Volvemos con Evie, que ya se ha cambiado de ropa, y acude al rescate. Ya es normal en esta saga que el malo final tenga super poderes, y en esta ocasión se dedica a crear barreras de energía que te rechazan al tocarlas.


Lo que viene después es tan sólo para justificar que tenemos dos personajes y cada uno pueda tener su minuto de gloria. La cosa funciona así. Starrick está estrangulando a uno de los dos. Mientras, el otro avanza esquivando las barreras hasta alcanzar a Starrick, que se ve obligando a soltar al que estrangula para enfrentar al otro, con el que tiene un rifirrafe, llegando a apuñalarle con la hoja oculta, pero rápidamente Starrick se regenera con el sudario, y comienza a estrangular al personaje. Así todo el rato cambiando los roles en cada turno.


Starrick logra finalmente atrapar a los dos hermanos, y comienza a estrangularlos a ambos. Todo parece perdido, cuando Henry acude al rescate (buah, este palma fijo), enfrentando directamente a Starrick, pero ocurre lo mismo. A pesar de que consigue herirle de muerte, el sudario le hace el trabajo sucio y se cura. Acto seguido, Starrick derriba a Henry, que se queda tendido en el suelo.


Aprovechando la intervención de Henry, los hermanos hacen un ataque combinando y consiguen quitarle el sudario a Starrick, que se queda indefenso. El botón de asesinar de manera única aparece en pantalla.


Y, ¡zas! Los dos hermanos se lanzan a por él y le apuñalan al mismo tiempo, acabando con su vida.


Comienza la presentación final. Sorprendentemente, Jacob decide dejar el sudario justo donde estaba, nada de esconderlo o destruirlo. También vemos que Henry no está muerto, sólo había perdido el conocimiento.


Justo después de comprobar que Henry está bien, Evie le besa (se veía venir). Justo al salir, la reina Victoria recibe a los tres y les nombra caballeros por salvar su vida. Fin del recuerdo.


En un momento, pasamos a la época actual. Los asesinos y los templarios tienen una batalla por hacerse con el sudario. Durante el combate, Shaun asesina a Isabelle Ardant, pero finalmente los templarios se hacen con el sudario.


Rebeca recibe un disparo, aunque parece que no le cuesta la vida. También nos comentan que han podido interceptar un vídeo de los templarios en el que se ve al doctor Gramática frente a un cuerpo extraño explicando que con el sudario pueden regenerar el cuerpo de un precusor (aunque no aclara si desde ADN o si tiene que estar vivo).


Por último, podemos ver a Violet hablando con Juno a solas, de manera furtiva, dando a entender que no está del todo del lado de los templarios. Juno vuelve a decir que le toca actuar, pero lleva diciéndolo tantos juegos que ya no me lo creo. Fin.


Pufff... Esa última escena... Esto ya huele demasiado... Está empezando a tener argumento cíclico rollo Power Rangers que no me gusta nada. Los templarios están buscando un fragmento del Edén. ¡Rápido! Tenemos que encontrarlo nosotros primero. Busquemos dentro de los recuerdos del iniciado al que ni siquiera se le ve la cara para ver donde está escondido. Pasamos horas dentro de la memoria de su antecesor hasta descubrirlo pero al final no sirve para nada. Y así una y otra vez. Todavía cuando estaba Desmond tenía algo de sentido, pero ya han pasado tres juegos desde que terminó y esto sigue sin avanzar ni un mísero paso. Lo peor es que va a seguir así... No todo es malo, al menos se han dignado a enseñar algo del presente y a mostrar pequeños avances, pero nada significativo, nada real, sólo ideas, proyectos, pero nada llevado a cabo.

En cuanto a contexto histórico, la otra vez me cebé bastante en este aspecto, con razón, eso sí, pero ahora la situación es completamente distinta. No se trata de que esta vez sí esté bien utilizado el contexto histórico, sino que es diferente. A diferencia de la Revolución Francesa, en la que destacan unos sucesos históricos muy concretos que tienen grandes consecuencias, la época Victoriana del Reino Unido tiene acontecimientos tecnológicos, movimientos sociales, desarrollo económico, etc... Pero no hay ninguna fecha ni ningún dato clave que haya que reproducir en el juego. Si te fijas, todo el juego se desarrolla dentro del mismo año (y fijo que dentro del mismo mes en un par de semanas jaja), cuando todos los Assassins Creed anteriores van pasando los años, ¿por qué? Porque da igual. Te da lo mismo estar en el 65 que en el 68 que en el 72. Las fabricas con niños, el colonialismo, los inventos, las charlas de Marx y la propia reina van a estar ahí haciendo más o menos lo mismo sea un año u otro. Así que no es que esta vez lo hayan hecho bien, es que no había nada que hacer, por tanto no le voy a echar la bronca a Ubisoft en ese sentido.

Lo de Starrrick... Bueno, igual los tiros van un poco en la misma dirección. Ya en París tuvieron que escoger a un mindundi, igual esta vez pensaron que para poner alguien así, mejor se lo inventaban directamente. Pero me extraña mucho que no hubiera un empresario sin escrúpulos de ese estilo en la época. Sinceramente, quiero pensar que no he podido encontrarlo porque ahora al escribir su nombre aparecen los registros del personaje del juego y no del real. Pero a Germain sí le encontré...

Pues nada, ya que esto va a quedarse estancado, por lo menos que para la próxima hagan un Assassins Creed en Madrid, en la Segunda República y la Guerra Civil, y luego uno en Berlín en la Segunda Guerra Mundial, que termines matando a Hitler, o en su defecto, uno en Japón que acabe con tu personaje siendo desintegrado por la bomba atómica. Por pedir... :p

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

1 comentario: