jueves, julio 21, 2016

Ese Gran Final... Dragon Quest IV: Capítulos de los Elegidos





Una vez anulamos todas las barreras que protegen el castillo de Psaro, podemos adentrarnos en sus entrañas, no sin antes acudir al último punto de guardado de juego a curarnos y prepararnos para el final.


El castillo de Psaro no es una mazmorra ni muy larga ni muy dura. Además, cuenta con cofres con algún que otro objeto interesante, y los enemigos dan una cantidad generosa de puntos de experiencia, aunque no se puede comparar con lo que da un Limo Rey Metálico, claro.


Contrario a lo que pudiera parecer, Psaro no nos espera en lo alto del castillo mientras toca el piano. Es más, el castillo es un mero trámite, porque únicamente lo atravesamos, continuando nuestro camino hacia el volcán que está detrás del castillo.

Y aquí viene el primer detalle del juego. Dentro de una mazmorra, sólo pueden entrar los cuatro primeros miembros del party, los demás se quedan fuera, pero gracias a un objeto que nos dan antes de llegar aquí, podemos invocar al carromato para que todos los miembros del party puedan entrar al volcán, y así tenerlos disponibles también en combate.

El volcán es tan sólo un pasillo donde al final espera Psaro, el cual, consternado por la muerte de Rosa, ha caído por completo en la oscuridad y ha despertado como nuevo Señor del Inframundo, olvidando todo su pasado, y teniendo como único objetivo exterminar a la humanidad que acabó con su amada.


Comienza el combate, y de momento nada especial. Psaro basa su estrategia en ataques normales, fácilmente anulables gracias al mejor hechizo del juego, Multifortalecimiento. En dos turnos ya casi no te hace daño. El problema viene cuando le da por hacer un hacer un ataque especial que ignora defensa y prácticamente me mataba de un toque. Normal, usando Multifortalecimiento durante todo el juego, llegué aquí con nivel muy bajo y ese ataque acabó conmigo.


Salvadas esas pequeñas dificultades con un poco de grind, volvemos a intentarlo. Todo va bien, hasta que de pronto, Psaro se corta un brazo. Por lo que parece, es la evolución natural del combate. Imagino que ahora tocará cortarle el otro.


Efectivamente, así ocurre. Al cabo de un rato, el otro brazo también cae, y Psaro sólo dispone de su torso para atacarnos. Aunque sigue haciendo ataques físicos con los pies, su estrategia se basa ahora en echarse Multifortalecimiento para anular nuestros ataques físicos y lanzar conjuros. Es en momentos como este cuando es tan importante que nos hayan dejado disponer de todos los miembros de party y poder cambiarlos a nuestro antojo, pues ahora toca tirar de hechizos o usar debilitación para contrarrestar el fortalecimiento.


Al cabo de otro rato, le volamos la cabeza. Pensaba que ya se acababa todo, pero no. El cuerpo muta y se aparece una cabeza del interior del pecho. Además, se vuelve de color verde. Su estrategia vuelve a cambiar. Ahora lanza hechizos más poderosos y encima se cura. No se cura toda la vida, pero es evidente que alarga el combate.


Volvemos a derrotarle y sale otra forma más. Ahora le crecen los brazos, pero por suerte, le crecen los dos a la vez, no de uno en uno. Ya tiene que ser la última. Su estrategia vuelve a cambiar ligeramente. Deja de curarse, pero a cambio, elimina los cambios de estado beneficiosos de vez en cuando. Así que toca ir renovando el Multifortalecimiento si queremos mantener los efectos. También utiliza sus nuevas manos para los ataques físicos.


Y al derrotarle... Muta otra vez... Además una chorrada, las piernas se le vuelven más anchas y ligeramente más largas, pero no es un cambio apreciable, sólo una excusa para alargar más el combate. Esto está dejando de tener gracia porque se me empiezan a acabar los MP y alguno de mis personajes ya ha pasado a mejor vida, pero bueno, confiemos en que ya sea la última forma.

En esta nueva forma, los ataques físicos los hace con sus piernas reforzadas, y lanza Muerte de vez en cuando. Por suerte, falla casi siempre, pero alguna vez acierta y eso puede dar problemas. Además, si usas fortalecimiento o cualquier otro power up, en ese mismo turno te lo anula. Por último, sus hechizos mágicos quitan más, a pesar de ser los mismos que las formas anteriores.


Finalmente, al ser derrotado, el cuerpo de Psaro se eleva en el aire. Un rayo de luz cae sobre su cabeza, que empieza a deshacerse. Parece que el resto del cuerpo va a seguir el mismo camino, ¡pero no! En realidad le sale otra cabeza encima de la que ya tenía jaja Si lo piensas tiene sentido, porque la cabeza que tenía hasta ahora era la que le había salido del pecho, pero de verdad que se han pasado con las transformaciones. Llevo no sé cuanto tiempo de combate y como me maten ahora tengo que repetir todo otra vez...


Encima, ahora se pone una barrera que devuelve los ataques mágicos, así que todos los hechizos descartados, sumado a todo lo anterior. Al menos tengo constancia de que esta vez sí que sí es el último porque ha cambiado la musiquita jaja

Ahora toca demostrarle de lo que somos capaces. Los personajes cuentan con una gran variedad de ataques. El héroe/heroína cuenta con un espadazo eléctrico que destroza al rival, además de un hechizo que aúna las fuerzas de todo el grupo. Alena es una máquina de hacer críticos, Kyril es el rey de los estados alterados, Borya y Meena se encargan de lanzar poderosos hechizos, Maya se transforma en dragón, y Torneko... Bueno, Torneko es simpático xD Y si lo llevas en el party tienes mucho valor jaja 

Salvados todos los obstáculos, finalmente Psaro es derrotado (menos mal...) Su cuerpo vuelve a su forma original, que también desaparece. Bien, no se vuelve bueno ni chorradas de esas.


Todo comienza a derrumbarse. No puedes salir de ahí, pero el dragón de Zenithia aparece para salvarte. Te lleva de vuelta a la ciudad, donde da las gracias individualmente a cada personaje por su entrega. Como recompensa, ofrece al héroe vivir en Zenithia, pero se niega. Quiere volver al mundo inferior y vivir con sus amigos.


Al salir de Zenithia, cogemos el globo, y el héroe va dejando en su pueblo a cada uno de los personajes. Además, paran en Rosavilla para hacer una tumba para Rosa. Finalmente, el héroe vuelve a su pueblo, devastado por el ataque, con el agua contaminada y las casas destruidas, pero una luz aparece, eliminando la contaminación, y llenando todo de flores. Es el espíritu de Rosa, que se aparece para dar un abrazo al héroe en señal de agradecimiento. Fue ella la que nos pidió que detuviéramos a Psaro, y ahora nos devuelve el favor sanando nuestra aldea. Fin.


Bueno, no está mal. Tampoco ocurre nada fuera de lo común. La troleada del jefe con las transformaciones infinitas y el detalle del espíritu de Rosa descendiendo del cielo, pero en general, todo ocurre según el guion prestablecido.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

NOTA: Este es el final original de NES. Esta versión cuenta con una historia expandida en plan Ni no Kuni y la Ira de la Bruja Blanca con nuevos acontecimientos y un segundo final. Al llegar a ese punto, se valorará si se incluye también en esta entrada.

2 comentarios:

  1. Este final con Psaro y sus mutaciones infinitas es un tostón como final del juego, pero un reto, aunque no me gustó como broche final, como dices, es lo que se esperaba. Con la forma de las espaditas creo que sobraba (pero no tan simple, yo que sé, cortarle los brazos, pero no tantas mutaciones pls), y después como súper jefe chungo extra que metan todas las formas. xD

    THE SECRET OF EVOLUTION.

    Pero de verdad, espero que sigas con el capítulo 6, pruebes el final bueno y nos lo comenter por aquí, es mucho más bonito e interesante que este. Aunque al nuevo jefe le vas a tener la misma estima que a este; solo diré una cosa: RECOLOR XD

    Eso sí, levea hijo mío, levea, que te va a hacer falta.~

    ResponderEliminar