sábado, noviembre 04, 2017

Ese Gran Final... Sonic Mania



A ver si hay suerte y poniendo una imagen inventada anuncian la versión física. Me lo compraría sin dudar aunque me lo haya terminado ya.

Una de las pequeñas pegas que tiene este juego es que tira demasiado del reciclaje. Está muy bien la Green Hill y alguna más, pero de las doce zonas, sólo cuatro son nuevas, y algunas de las recicladas me dan bastante asco, como Hidrocity o la del petróleo... ¿No podían poner Mushroom Hill o Sky Sanctuary? Pero bueno, por suerte, la pantalla final es una de las cuatro que sí es nueva. Titanic Monarch Zone.


Personalmente, Titanic Monarch Zone no es una fase de mi agrado, pero es un tema de opinión más que de calidad. Objetivamente, es como tiene que ser. Las fases finales de un Sonic siempre son de ambiente industrial, al fin y al cabo, suele ser la base de Eggman. Yo tiro más a zonas preciosistas tipo la de la nieve y los pétalos de cerezo, otra de las nuevas, que es una maravilla, pero desde un punto de vista conservador, algo así nunca podría ser una fase final de un Sonic, a menos que cambiemos de antagonista.

Al menos, Titanic Monarch Zone intenta diferenciarse del resto de stages con una mecánica que combina velocidad, saltos y muelles, con algo de timing en saltos de una mínima precisión pero que no rompen el ritmo de la pantalla. En concreto, tiene unas bolas de rayos que tienen gravedad propia. Al caer cerca, Sonic se ve atrapado por ellas y gira a su alrededor. Esto permite impulsarte hacia donde tú quieras en función del ángulo sobre el que estés girando, y enlazar así los saltos manuales de las bolas de gravedad con más muelles, paredes e incluso varias bolas de gravedad y así vas medio volando un rato, saltando sin tocar el suelo.


Pero tampoco puedes ir a lo loco. Repartidos por la pantalla hay varios postes eléctricos, todos colocados en parejas, que emiten un rayo momentáneamente en el espacio que hay entre ellos. Lo normal es que a la primera te cojan, pero luego teniendo un mínimo de cuidado puedes prever un poco por donde te van a venir.


Y por último, lo más característico, es un enemigo nuevo que sólo está en este nivel. Un insecto volador robot que saca unos sensores de sus alas que te apuntan con rayos láser y te persiguen allá donde vayas. El problema es que se flipan al apuntar, sólo hay que ver la imagen, que sale ahí un poiledro enorme a tu alrededor que parece que va a reventar, y luego lo que pasa es que va reduciendo hasta volverse del tamaño de Sonic y te daña, ya está.  Si matas al robot o te alejas fuera del alcance de los sensores, podrás evitarlo.


En este juego, todas las pantallas tienen jefe, y en el acto 1 de este mundo, toca uno reciclado. Es de la Mega Drive, seguro que os suena, pero no recuerdo la pantalla exacta. Es una columna con un ojo con unas bolas dando vueltas a su alrededor.


Las bolas se mueven todas a la vez, y suben y bajan, dejando al ojo expuesto. Ese es el momento de atacar. Con cada toque, explota una bola, dejando al ojo cada vez más indefenso, hasta que se queda solo y lo rematas.


Pero si algo han querido hacer bien en este juego, es no reciclar las cosas exactamente igual que como estaban antes. Todas las pantallas y jefes tienen una vuelta de tuerca que las hace ser diferentes, y a la vez, las mismas, y aquí no iba a ser distinto. Al derrotar al jefe, el ojo sale de la columna, portando unos cañones, y comienza la segunda fase.


Ahora el robot vuela y hasta es capaz de manipular la gravedad del entorno, dificultando nuestra misión. Está desprotegido, pero a veces la gravedad es tan fuerte que no llegas a darle con el salto. Con algo de paciencia y esquivando los cañones, cuyo disparo es lineal, no da ningún problema.


Pasamos ahora al acto 2, que es más de lo mismo, con alguna diferencia leve. La pantalla no es lineal. A los pocos segundos entras en una sala con cuatro rutas. En cada ruta hay una entrada con una nebulosa extraña que resulta ser un portal a otra parte de la pantalla. 


Una vez allí, hay un recorrido totalmente cerrado y lineal que te lleva a otra nebulosa que te devuelve a la entrada, y así cuatro veces. En lugar de hacer una pantalla grande, pues tienes que hacer cuatro mini pantallas. No me ha gustado, porque además es bastante absurdo. Como ya he comentado, al final de cada ruta hay otro portal que te devuelve a la entrada, no activas ningún interruptor ni nada que demuestre que has pasado por allí. Simplemente vuelves y las rutas que ya has visitado salen bloqueadas por una valla. El resto, en lo que contenido se refiere, es prácticamente igual así que no comentaré nada más.


Cuando completamos las cuatro rutas, aparece un portal en la sala central. Al cruzarlo, nos lleva directamente contra Eggman. Va montando en una cápsula como es habitual en él, pero esta vez tiene brazos y piernas, además de cuatro extremidades adicionales. Todo esto alimentado por una esmeralda rosa.


Yo creo que esa esmeralda es una de las gordas del Sonic & Knuckles, y no la Master Emerald del Adventure 2, por que esa era verde. Sin embargo, las otras, había una de cada color, así que me cuadra más. Pero vamos, pura especulación todo.

Bueno, atención porque este jefe tiene tela. En primer lugar, cuando hace ataques físicos, cubre la cápsula con un campo de energía, por lo que es invulnerable. Así que cuidadito mientras tanto.


Pero se ve que la energía de la esmeralda no da para todo, porque de pronto cambia de comportamiento, e intenta dar una descarga eléctrica a través de esas largas extremidades. Es en ese momento cuando la cápsula es vulnerable, pero claro, tienes parte del terreno cubierto por las extremidades y si las tocas, adiós.


Por si fuera poco, también tiene lanzamiento de misiles. Te avisan de donde van a caer, pero son bastantes, aunque no llega a nivel Metal Slug, claro.


Y por último, también te puede teletransportar a otra sala donde uno de uno de los del grupo de robots del principio del juego, de los que hemos ido derrotando por las pantallas según avanzabamos, te espera y te ataca de una forma u otra según cual te toque. Destacar, además, que a estos enemigos no puedes derrotarlos, sin importar cuantas veces los golpees (o eso o tienen 20 toques de resistencia xD) y cuando pasa un tiempo, simplemente regresas contra Eggman sin más.


Resumiendo, es un jefe final rápido, completo, con diferentes patrones, original y con el que hay que tener cuidado. Es por eso por lo que he elegido pasármelo con Super Sonic. Oficialmente no es obligatorio, puedes hacerlo con Sonic normal, pero eso ya va al gusto de cada uno, que para algo ha habido que currarse los special stages para sacar las esmeraldas.

Hasta aquí sería el normal ending, pero hemos sacado a Super Sonic para poder ir al true, que empieza ahora. La escena cambia, y Sonic aparece flotando en el aire. La esmeralda se ha caído de la cápsula de Eggman tras ser derrotado, y el jefe del grupo de robots la ve y se hace con ella. Pero Eggman no quiere consentirlo, así que se lanza contra él, montado en su vehículo clásico, pero destrozado y equipado con dos brazos mecánicos.


El jefe de los robots gana el enfrentamiento, coronándose la esmeralda. El Jefe Final ya está decidido. Sonic se transforma en Super Sonic y sale a por él. Es la hora de la verdad.

¿Qué nos vamos a encontrar? Siempre es muy delicado este momento. Los combates finales de Super Sonic son como los alimentos con sabor a chocolate blanco, son extremos. Da igual si es helado, batido, yogur, galletas o una tarta, sólo hay dos posibilidades, o está increíblemente delicioso, o es un timo como una catedral. Veremos lo que ocurre aquí.

Volamos hacia el robot, que tiene unas bolas de energía a su alrededor. No hace falta esperar a que las desactive o algo así, ya se encarga él de utilizarlas para disparar, y de esa forma quedar expuesto. 


Me da con la bola de energía, y paso de tener 45 anillos a 30. Vaya, esto tiene mala pinta. Cuando consigo darle un toque, el robot se va, y en su lugar, aparece Eggman en su robot roto y con la esmeralda. Jaja, se ve que se la van turnando.


Por suerte, Eggman no dispara bolas de energía, es mucho más sencillo de dar y más difícil que te quite anillos. Además, también he descubierto que puedes combatir desde el suelo. Si bajas, estás a pie, y con doble salto vuelves a volar, te dan las dos opciones. Más opciones siempre es mejor.

Me quito a Eggman de encima con facilidad, pero cuando viene el robot la cosa cambia otra vez. Veo que si yo me estrello voluntariamente contra las bolas de energía que le rodean, no me causa daño y las destruyo, pero son muchas, y alguna me coge siempre, y los anillos siguen cayendo...


Pero, ¡un momento! ¡Hay anillos en el escenario! ¡Estoy salvado! No son grandes cantidades, pero te van cayendo de manera continua. Estoy aprovechando para coger anillos cuando está Eggman y atacar cuando está el robot, y la cosa aguanta.


Así que bueno, creo que ya tenemos veredicto. Si hay que elegir en cual de los dos sacos de combates de Super Sonic meter este, sin duda sería en el bueno. No es la genialidad del Sonic 3 & Knuckles, combate que me parece insuperable e imposible de pasártelo a la primera sin saber de antemano cómo va, pero ni se acerca a la chorrada del Sonic Heroes, que era postureo barato. 

A mí me están reventando por estar parándome a sacar las capturas, pero realmente no es tan difícil. Simplemente hay que tomárselo en serio. Además, noto que es más fácil desde el suelo que desde el cielo, pero desde el cielo mola mucho más, no hay color. Desde el suelo no vas de un lado para otro a gran velocidad, y además te permite mantenerte cerca de los anillos siempre y retroalimentarte. Pero me da igual, yo quiero pasármelo volando, que para algo me he sacado a Super Sonic jaja

Me acabo de dar cuenta de que si haces lo que sería un doble salto cuando estás volando, Super Sonic hace un ataque a la velocidad de la luz, pero consume 5 anillos, y yo estaba ahí abusando alegremente jaja

Este combate tiene theme propio, que está bastante bien la verdad. Ahí lo dejo:


Cuando lo derrotas, parece que no hay mucho más, pero hay que fijarse bien. El portal que nos ha traído antes hasta aquí se vuelve a abrir, absorbiendo a Sonic.


Tras eso, una escena de anime con todo destruyéndose. El robot, el Egg Carrier, todo queda reducido a cenizas ante la atónita mirada de Tails y Knuckles, que ven la cara de Sonic en el cielo.


Después, Sonic aparece, como dentro de un portal dimensional, corriendo y avanzando, saluda a la pantalla. ¿Será esta la forma de justificar la entrada de Sonic clásico en Sonic Forces? Bueno, sale la semana que viene, así que enseguida saldremos de dudas.


En conclusión, aunque ha tenido partes mejorables, la verdadera recta final del juego, es decir, cuando termina Titanic Monarch acto 2 y empiezan los combates finales, han demostrado que este juego está mimado de principio a fin, y aunque pudiera haber tenido una escena final más esclarecedora y menos confusa, el balance es claramente positivo.

Valoración Global del Final
Perfecto
Casi Perfecto
Muy Bueno
Bastante Bueno
Bueno
Aceptable
Malo
Bastante Malo
Muy Malo
Un Desastre

2 comentarios:

  1. >dan bastante asco, como Hidrocity o la del petróleo...
    No conozco a nadie que le guste Oil Zone, no se que hace ahí. Al menos no metieron Marble.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en defensa de la pantalla del petróleo he decir que mola mucho más que la original, porque si llevas la protección de fuego, se incendia todo el petróleo y es una pasada xD Pero las plataformas esas que se impulsan con gas natural verde y al caer te matan son demasiado frustrantes xD

      Eliminar